Edición Impresa
Sábado 08 de Octubre de 2011

La educación técnica y su dimensión política

La directora del Inet, María Rosa Almandoz, habló del vínculo entre la enseñanza y el modelo de país que se busca construir

"La función del docente no es sólo enseñar, sin darle la dimensión política a lo que enseña. Mal puede formar a un futuro técnico si hace solo eso. Aparte de enseñar debe ser un buen lector de la realidad, no de la foto sino de la película". La opinión corresponde a la directora del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet), María Rosa Almandoz , quien disertó en el Congreso Nacional de Educación Técnica organizado, esta semana en Rosario, por el Sadop.

El tema central del panel fue "El rol del Estado y el sindicato de docentes". En su intervención, Almandoz realizó primero un pantallazo histórico sobre cómo se daba esta relación en tiempos de las presidencias de Carlos Menem y de Fernando de la Rúa, en especial para recordar que ciertas decisiones tomadas en materia económica no tenían para nada en su horizonte a la formación de los técnicos.

Según analizó la directora del Inet, hubo un cambio decisivo en 2003 cuando "el gesto (del Estado) principal pasó por la decisión de reactivar el aparato productivo". En otras palabras, "fue macro la primera mirada" sobre lo que luego derivó (en 2005) en una ley de educación técnico profesional.

La pregunta. "¿Cómo pensamos una formación técnico profesional que pueda acompañar la reactivación productiva?" Esa fue la pregunta que siguió a esta medida que apuntaba a un modelo de educación que fuera en consonancia con un modelo de país.

Por eso, la especialista consideró que el gran viraje sobre esta modalidad se dio cuando se la propuso pensar "más vinculada con el sector productivo que con el mercado laboral". "Ya no es la educación ligada al trabajo, queremos construir futuro con los sectores estratégicos de la economía que necesitamos para la Argentina", advirtió, para darle una proyección de futuro a la formación técnica y no ya pensando sólo en un trabajo coyuntural.

Un paso definitorio que acompañó esta política enmarcada luego en la ley de educación técnico profesional fue que "el Estado se ubicó como garante de la misma", otorgando un "fondo de financiamiento propio para esta educación".

Almandoz analizó aquí que este paso fue más que significativo, porque "no fue fácil argumentar por qué darle un financiamiento propio a esta modalidad y no a la educación inicial o secundaria", con el peso que tienen también para el desarrollo de un país.

Para darle la dimensión que tiene esta norma pidió que no se reduzca la normativa y se hable sólo de "ley de educación técnica". "Es técnico profesional", subrayó la experta; y enseguida enumeró que abarca a más de 4.500 secundarias con esta modalidad, institutos y centros de formación técnico profesional, escuelas agrotécnicas y un conjunto de instituciones que ofrecen esta formación.

Rol docente. Almandoz también aprovechó el marco del congreso, mayoritariamente integrado por profesores y directivos, para ofrecer su opinión sobre cuál es el rol que los educadores tienen en esta educación que acompaña un modelo de país.

"La función del docente no es solo enseñar, sin darle la dimensión política a lo que enseña. Mal puede formar a un futuro técnico si hace solo eso. Aparte de enseñar, debe ser un buen lector de la realidad, no de la foto sino de la película", dijo entonces de manera categórica.

En esa misma línea consideró luego que la educación técnica profesional "es por definición transversal", porque no se la puede ver desde un solo lugar. Y para que la misma sea efectiva propuso tener presente algunas líneas que hacen a lo cotidiano y al futuro de esta modalidad.

En principio, la necesidad de que directivos y docentes contemplen de manera permanente una "multiplicidad de alternativas para su propia capacitación". También, ser conscientes de que "una buena escuela técnica debe dar la pelea por la igualdad de condiciones de sus estudiantes", y que en sus líneas de trabajo y proyectos debe estar siempre presente "la vinculación con los sectores productivos".

Fortalecer lo público.Para el final, la directora del Inet guardó una reflexión sobre el debate permanente sobre la educación pública y privada, generalmente ligada a quién gestiona los recursos. Según relató, a partir de lo que conoce por recorrer escuelas, en particular aquí tomó el ejemplo de lo que pasa con las agrotécnicas, señaló que muchas públicas tienen una forma de gestionar más bien ligado a lo privado y otras privadas que parecen por su accionar más bien públicas.

Almandoz dijo entonces que había que recordar que lo que se intenta "es fortalecer lo público" y que esto "se mide por el compromiso que estas escuelas tienen con la comunidad y la formación de sus estudiantes".

Comentarios