Edición Impresa
Sábado 24 de Abril de 2010

"La educación es la clave para el desarrollo de un pueblo"

La embajadora de Estados Unidos, Vilma Martínez, visitó Rosario el jueves pasado. Dialogó con el gobernador Hermes Binner y el intendente Miguel Lifschitz sobre acuerdos de cooperación, con las autoridades de la Justicia santafesina sobre temas de derechos civiles y humanos, pero sólo hizo un alto en su agitado paso por la ciudad para conversar en forma exclusiva con La Capital sobre educación.

La embajadora de Estados Unidos, Vilma Martínez, visitó Rosario el jueves pasado. Dialogó con el gobernador Hermes Binner y el intendente Miguel Lifschitz sobre acuerdos de cooperación, con las autoridades de la Justicia santafesina sobre temas de derechos civiles y humanos, pero sólo hizo un alto en su agitado paso por la ciudad para conversar en forma exclusiva con La Capital sobre educación. "Siempre me ha interesado el tema educativo, porque la educación es la clave para el desarrollo de un pueblo", dijo la primera mujer en representar a su país en la Argentina. Hija de inmigrantes mexicanos, contó cómo vivió en sus épocas de estudiante la discriminación por su origen latino.

Para la breve entrevista eligió un salón de clases de Aricana (Asociación Rosarina de Intercambio Cultural Argentino Norteamericano), el centro binacional más grande del país. Un rato antes había entregado un premio a chicos en reconocimiento por un proyecto sobre ecología y conversado con un grupo de estudiantes que participan de un programa de aprendizaje del inglés (ver aparte).

Testimonio de vida

"Me entusiasma conocer y conversar con los chicos de los centros binacionales, porque pienso que la educación es el método para entrar a la sociedad, para trabajar y desarrollarnos", comenta la diplomática de Barack Obama.

Enseguida agrega que también en esas charlas con los estudiantes se ve reflejada. "Provengo de una familia humilde", dice para recordar que nació en San Antonio, Texas, y es hija de inmigrantes mexicanos.

Y en realidad su testimonio de vida es parecido al de miles de inmigrantes que viven en EE UU. Por eso repasa con ganas la lucha que tuvo que dar, primero al interior de su familia y luego hacia la sociedad, para ganarse un lugar en la educación.

"Mi primer pleito lo tuve con mi padre, que me decía que no quería malgastar su dinero en los estudios de una chica, que luego se casaría, tendría hijos y no los iba a aprovechar", cuenta.

Luego llegaron otros litigios a superar en el propio ámbito escolar donde le aconsejaban que no se anotara en la escuela secundaria que preparaba para la carrera académica "porque no era para chicas como ella".

Sorteó este obstáculo y luego llegó el universitario, donde primero la admitieron en la Universidad de Texas, aunque ella nunca abandonó su meta de ser abogada y graduarse en la prestigiosa Universidad de Columbia, en Nueva York. Cuestión que también alcanzó.

No es casual que recuerde que su "primer trabajo como abogada fue en una organización de defensa de los derechos civiles". Fue también la primera mujer en formar parte de la Fundación por la Defensa de los Derechos y la Educación de los Mexicanos Americanos en Estados Unidos.

Luego pasó a trabajar en un estudio privado de abogados. Entre su vasto currículum académico y profesional figura haber presidido la junta de directiva de la Universidad de California.

47 millones de latinos

Hay que saber que en EE UU hay actualmente "47 millones de personas de origen latino, más que la misma población argentina en su totalidad", según apunta Martínez.

Las cifras dan una idea de la dimensión de la demanda de programas que atiendan a la inclusión educativa y a la diversidad cultural. Al respecto, la diplomática asegura que "se trabaja para integrar a los inmigrantes porque es una necesidad", al tiempo que reconoce que "hay mucho por hacer" y para eso apela a prestarle atención a los avances que provee la pedagogía.

También dice que en este campo incluyen un "programa de educación bilingüe de enseñanza del inglés".

Hacia el final, la embajadora destaca el papel "clave que tiene la educación para el desarrollo de los pueblos" y, en ese sentido, el programa educativo de Obama, que se apoya en "la educación científico-técnica, que en definitiva —afirma— es la que hizo al crecimiento económico de los Estados Unidos".
 

Comentarios