Edición Impresa
Sábado 25 de Abril de 2009

La educación, base del sistema penal juvenil

Mientras la Cámara de Diputados de la Nación estudia diversos proyectos de ley sobre un nuevo régimen penal juvenil, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) postuló que el futuro sistema debe estar "centrado en la educación, el respeto y la generación de oportunidades".

¿Qué hacer con los chicos que cometen delitos? ¿Cuál es el rol de la educación en esta problemática? Las preguntas resuenan en medio de la polémica social sobre la respuesta del Estado ante esta situación que genera una discusión ineludible. Mientras la Cámara de Diputados de la Nación estudia diversos proyectos de ley sobre un nuevo régimen penal juvenil, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) postuló que el futuro sistema debe estar "centrado en la educación, el respeto y la generación de oportunidades".

El debate desatado tras el asesinato de un camionero en Valentín Alsina a manos de un chico de 14 años generó el clamor de un sector de la sociedad para endurecer las penas a los adolescentes que delinquen. La baja en la edad de imputabilidad —establecida hoy a partir de los 16 años— es tal vez uno de los puntos que mayor impacto político y mediático genera. Algunos proyectos proponen incluso bajar esa edad hasta los 12 años.

Las iniciativas de legisladores de distinto signo político son analizadas por la Comisión de Legislación Penal de la Cámara baja nacional, en el marco de una catarata de opiniones sobre esta problemática. Mediante un comunicado Unicef marcó su postura en el debate, y consideró que una nueva ley nacional de justicia penal juvenil "debe impulsar un efectivo tratamiento y acompañamiento a los adolescentes en conflicto con la ley penal a nivel provincial y local en todo el país".

Lejos de los pedidos de mano dura y endurecimiento de penas para los chicos "como si fueran adultos", el organismo sostiene que "el régimen penal de la minoridad vigente desde la última dictadura militar se ha revelado inadecuado para garantizar un tratamiento adecuado para los adolescentes que cometen delitos y para aplicar medidas capaces de lograr la reinserción social y la disminución de la reincidencia".

Derechos del niño

"Es imprescindible que la ley sea acompañada por una inversión presupuestaria suficiente y adecuada que posibilite una transformación de las políticas y servicios actuales de acuerdo a los postulados de la Convención sobre los Derechos de Niño (CDN) para garantizar a los jóvenes infractores retomar su educación, su formación para la vida social y para el trabajo", sostiene el organismo de Naciones Unidas.

Por ello pide "un sistema de justicia penal juvenil pedagógico, efectivo para la reintegración social y con pleno apego al cumplimiento de sus derechos", distante del sistema actual, donde según un estudio del organismo (ver aparte) "un tercio de los lugares de detención de adolescentes infractores no son especializados", lo que se conjuga con "el deficitario acceso a la educación formal e informal de los adolescentes atendidos en institutos".

Frente al pedido por acciones efectivas para frenar la inseguridad, Unicef señala que se requieren para ellos políticas integrales que implican "cambios culturales en todas las generaciones que sean superador de la violencia, más esfuerzos de inclusión social y represión del crimen organizado". "Los cambios en la legislación y en los tipos de respuesta que se da a la comisión de ilícitos por parte de jóvenes representan una parte de la solución", sentencia.

Comentarios