El Mundo
Jueves 06 de Octubre de 2016

La economía y el peso mexicano palpitan al ritmo de la campaña de Donald Trump

La firma de inversiones Goldman Sachs pronostica que la moneda azteca caería un 20 por ciento en caso de una eventual victoria del republicano

Cuando el republicano Donald Trump sube en las encuestas, el peso mexicano se devalúa. Y cuando pierde puntos frente a la demócrata Hillary Clinton, se aprecia. Tan simple: la economía mexicana inhala y exhala según lo marque el pulso de la contienda electoral en Estados Unidos. Los mercados están sensibles. El candidato republicano pretende construir un muro en la frontera con México en caso de llegar a la Casa Blanca y dice que cambiará el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), que desde 1994 es el motor de la economía mexicana.

Peor que un huracán. Para el gobernador del Banco de México (central), Agustín Carstens, un triunfo del magnate en las elecciones de noviembre de Estados Unidos golpearía a México peor que huracán de categoría cinco, que es el más devastador de todos. "Sería un huracán de bastante más intensidad, en particular si cumple con lo que ha venido mencionando en su campaña", dijo Carstens.

La economía mexicana está muy ligada al mercado estadounidense, destino de la mayor parte de sus exportaciones. Numerosas industrias y armadoras automotrices se han instalado en México por el atractivo que representa el acceso privilegiado al mercado estadounidense. Una política más proteccionista por parte de Estados Unidos provocaría una severa afectación a México. La marcada depreciación del peso frente al dólar es un reflejo de los temores, aunados a otros factores como la caída de los precios internacionales del petróleo. Desde enero el peso se devaluó cerca del 12 por ciento: de 17,3 a unos 19,3 por dólar para operaciones interbancarias.

Signicativa depreciación. En los últimos meses "la cotización del peso frente al dólar mostró una significativa depreciación, una elevada volatilidad, presentando uno de los comportamientos menos favorables entre las divisas de economías emergentes", señaló el banco central en un informe de finales de septiembre.

La firma de inversiones Goldman Sachs pronostica que el peso se recuperaría un 10 por ciento en caso de una victoria electoral de Clinton, que tiene una postura mucho más amigable hacia México. En cambio, si gana Trump, la moneda mexicana podría devaluarse un 20 por ciento, según la proyección. "Un triunfo de Trump posiblemente podría traer mayor volatilidad, tendríamos que evaluar con mucho cuidado las circunstancias, también habría que ver qué es lo que él decide hacer una vez siendo presidente, si es que llega, y ya tendremos que ir tomando las decisiones", dijo Carstens a Radio Fórmula la semana pasada.

Alternativas comerciales. Para Carstens, "posiblemente sea necesario tomar decisiones no nada más en materia monetaria, cambiaria, sino posiblemente fiscal y obviamente buscar otras alternativas de comercio, en caso de que sí se materialice, por ejemplo, una interrupción del TLC".

El banco central mexicano aumentó el jueves 50 puntos básicos la tasa de interés de referencia al 4,75 por ciento. Con esta medida la autoridad monetaria busca reducir las presiones inflacionarias. Después del debate televisivo entre candidatos presidenciales, que según los comentaristas ganó Clinton, el peso mexicano recuperó un poco de terreno. Hace dos semanas había llegado a estar a 20,20 por dólar en bancos comerciales y a 19,91 en la cotización interbancaria. Un año atrás estaba a 16,5. "El peso mexicano es actualmente un buen indicador de las posibilidades de triunfo de Trump", considera el experto en divisas Stephan Rieke del banco alemán BHF. Según el ministro de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, el peso actualmente está subvaluado. Definitivamente no le ayudan la campaña electoral estadounidense, la lenta marcha de la economía mexicana y los bajos precios del crudo.

Comentarios