Edición Impresa
Sábado 25 de Abril de 2015

La economía social es tema de investigación y práctica en cátedras y trabajos finales

Cooperativas, grupos de emprendedores y  empresas recuperadas son analizados por  María Teresa Kobila y otros investigadores 

“Investigamos, desde hace casi 10 años, cómo funcionan  las organizaciones sociales como cooperativas, empresas recuperadas, emprendedores sociales y asociaciones mutuales”, indica María Teresa Kobila, magíster en administración y miembro de uno de los proyectos radicados en el Instituto de Investigaciones y Asistencia Tecnológica en Administración (IIata), dependiente de la Escuela de Administración de Ciencias Económicas y Estadística, de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

“Trabajamos en el tema cultura y gestión, al principio fue con hospitales, escuela y luego abordamos el tema de las organizaciones con fines sociales, en Rosario”, explica la profesora de introducción a la administración del primer año de facultad y en la asignatura del trabajo final, antes de graduarse, además de dar cátedra en el profesorado de la carreras de economía.

Explica que el grupo de investigación que integra “está conformado por un director, investigadores, docentes y alumnos becarios o auxiliares que se inician en la carrera de la investigación. Somos seis en total. El instituto depende de la facultad, pero es una tarea aparte de la docente”.

“Abordamos en el trabajo de campo a algunas empresas del sector alimenticio, en distintos períodos”, explica. Sobre esas experiencias como las fábricas Milhojas, el restaurante Rich y la Parrilla del Centro, señala que son casos emblemáticos, y son organizaciones que se formaron como cooperativas por una imposición legal. No optan por ese modelo, lo toman para mantener la fuente de trabajo”.

“Algo relevante dentro de la cultura organizacional es que variaban mucho las pautas culturales  según los ciclos de vida de las organizaciones. Al comienzo había valores que eran muy fuertes y que les permitía sobrevivir:   cooperar y ser solidarios. Muchos de ellos  decían «la unión hace la fuerza»”.

“Pero, —agrega— cuando se garantiza la conservación del puesto de trabajo, en casos de expansión y crecimiento, ante el afán por tener mayor beneficios económicos pueden surgir actitudes competitivas, individualistas. El cambio cultural es muy fuerte, los empleados y pasan a ser dueños” En las cooperativas sus miembros ya se constituyeron con otra filosofía”.

También “se observan falencias en la cuestión de autogestionar, algunos pueden solucionarlas, otros piden ayuda y asesoramiento. Buscamos compatibilizar la cultura cooperativista y la empresaria, pero no es fácil.

Sobre la modalidad de la investigación, indica: “Observamos los casos y hacemos entrevistas sobre sus vivencias, analizamos la documentación como los contratos y  armamos encuestas, chequeamos las respuestas y sus narraciones”.

Respuesta Académica. Kobila indica que “la teoría siempre está vinculada a la práctica y en estos trabajos de observación, el conocimiento que se toma se incluyen y retroalimenta a la teoría”.

En la currícula se habla de las economías sociales o de tercer tipo y también de las empresas con fines de lucro: las privadas. Además,  existen las fundaciones de las empresas, labores que realizan y como su responsabilidad social”.

“La economía es el tema de toda la carrera, cambia el modo de producción y distribución, hay organizaciones que ponen énfasis en lo social y otra en lo económico. Una empresa podría también apuntar más a lo social y las organizaciones podrían obtener más recursos para poder subsistir”.  .
  
Trabajos finales. “Además de los trabajos de extensión, en los últimos años, el nuevo programa de estudios es más inclusivo. Hubo cambios en el contexto social y eso no es ajeno a la universidad. Los cambios globales, tecnológicos e informáticos impactan y la facultad participa de esos cambios, es dinámica”, señala.

En primer año hay una materia introductoria a la administración y se habla y trabaja sobre los casos que leemos en los periódicos. Además de las materias básicas, están las optativas que apuntan a las nuevas disciplinas e intereses. No todos los graduados van a trabar en una empresa, algunos lo harán en organizaciones, otros en la docencia y están los que se dedican a la investigación”.

Agrega que “además, para graduarse en administración tienen que hacer una tesina o trabajo práctico final de carácter profesional. tras desarrollar una investigación de campo y revisión bibliográfica”.

“Implica el hacer prácticas en organizaciones, explorar en el terreno, por ejemplo den una cooperativa. Estudian su entorno e historia. El trabajo sirva para sus propias práctica y aporta a la empresa que eligen para estudiar”, sostiene.

 

Comentarios