Edición Impresa
Lunes 05 de Octubre de 2015

La diplomacia del asado

El embajador norteamericano Noah Mamet vivió la semana pasada el primer momento de tensión con el gobierno desde que asumió el cargo en enero.

El embajador norteamericano Noah Mamet vivió la semana pasada el primer momento de tensión con el gobierno desde que asumió el cargo en enero. Las airadas protestas de la presidenta Cristina Kirchner por la estadía del ex agente Antonio Stiuso en Estados Unidos no motivaron, empero, una reacción en el mismo tono. Desde la representación diplomática en Buenos Aires se intentó bajar el nivel de la cuestión, al circunscribir los reclamos al ámbito de la cooperación judicial. En medio de las fuertes declaraciones argentinas, el embajador mantuvo inalterada su agenda y, para coronar una semana de intensa actividad, organizó anteayer un asado en la residencia con el cocinero Francis Mallman como asador de lujo. Fue para fomentar los contactos con “distintos sectores de la sociedad argentina”, según indicaron desde la embajada.

La legisladora “zapatista”

El garrochazo político de la diputada provincial Mónica López, que la semana pasada se mostró con Daniel Scioli y dijo que lo va a votar, sacudió al Frente Renovador, donde millitaba la legisladora. Hace pocos meses, López también había dado la nota cuando abrió las puertas de su mansión para una producción de la revista Caras. López, segunda candidata al Parlasur por UNA, mostró en la revista la casa que comparte en el country Abril de la localidad bonaerense de Hudson con su marido y sus dos hijos. Alberto Roberti, su esposo, es -hasta ahora, al menos- jefe del bloque del massismo en el Congreso y referente del gremialista del sindicato de petroleros. La nota se publicó en abril y lo que más llamó la atención entonces fue el vestidor de López, que se jactó de tener 240 pares de zapatos. Se ve que a algunos sindicalistas y legisladores no les va tan mal.

Todo queda en familia

Abain Moreno, quien fue el encargado de representar al futbolista Mauro Icardi por más de una década, confirmó que dejará de hacerlo. ¿Quién ocupará su lugar? Nada menos que Wanda Nara. La esposa de Icardi se convertirá en su manager de ahora en más. De este modo, los gerentes de los clubes deberán negociar con Wanda en caso de estar interesados en incorporar a Icardi. Recordemos que Nara ya había formado parte de la reciente renovación del contrato que el futbolista tenía con el Inter, demostrando así sus dotes para los negocios.

Comentarios