Edición Impresa
Lunes 21 de Septiembre de 2015

La diferencia, en el banco

Los Pumas sufrieron una derrota lógica, aunque vale subrayarlo, la vendieron muy cara.

Los Pumas sufrieron una derrota lógica, aunque vale subrayarlo, la vendieron muy cara. Puede sonar a consuelo de tontos que el seleccionado haya bajado ayer su propia marca ante los All Blacks al caer por sólo 10 puntos (la diferencia menor desde 2012 cuando comenzaron a enfrentarse por el RCh era de 14) pero ese no es un dato menor, sobre todo si se tiene en cuenta que adelante tuvo al mejor equipo de la historia que perdió solamente tres partidos en cuatro años y que en total sus jugadores sumaron la módica cifra de 1.013 caps disputados (todo un récord).

Lo cierto es que los All Blacks tienen tres equipos en uno y pueden jugar 120 minutos si quieren. En ese contexto Los Pumas realizaron un buen partido tras los horribles primeros diez minutos en los que cometieron muchos penales y encima vieron una amarilla, algo imperdonable en el alto nivel. Aún así el equipo argentino se mostró convencido de su libreto y le jugó de igual a igual al campeón del mundo durante casi una hora. Después jugó el cansancio y en los cambios Nueva Zelanda encontró el triunfo, ya que se hizo dueño de la pelota y con ella controló el juego hasta el final.

Comentarios