Edición Impresa
Sábado 15 de Mayo de 2010

La desvalorización social del oficio repercute en la salud docente

Existe una alta valoración de los maestros sobre la importancia social de su trabajo, que no condice con la impresión social del mismo". Esta es una de las conclusiones de una investigación realizada por docentes de distintas escuelas escuelas rosarinas. El trabajo sostiene que esta contradicción repercute en la salud de los educadores.

Existe una alta valoración de los maestros sobre la importancia social de su trabajo, que no condice con la impresión social del mismo". Esta es una de las conclusiones de una investigación realizada por docentes de distintas escuelas escuelas rosarinas. El trabajo sostiene que esta contradicción repercute en la salud de los educadores.

El estudio fue realizado por participantes del curso de la Facultad de Medicina de la UNR en salud y trabajo para delegados y promotores comunitarios, que indagó mediante encuestas a docentes de distintas escuelas y niveles del sistema educativo sobre los factores que provocan lo que se conoce como "malestar docente". La naturalización de las deficientes condiciones laborales y la carga doméstica que se suma a la tarea pedagógica son también temas que aborda la investigación.

"Tenemos la ventaja de que contamos con una ley de comités mixtos —conformada por Estado y los gremios— que si bien aún no entró en vigencia, esperamos que en cualquier momento nos convoquen para sentarnos a discutir varias de estas problemáticas", apunta Laura Bianchini, maestra de primaria y secundaria, que participó de la investigación junto con Marcela Ríos, Alejandrina Lovatto, María Alejandra Bustamante, Blanca Lesce, Sandra Espinosa, María Fernanda Rebechi, Isabel Della Longa, María Teresa Solé y Linda Torres. El estudio fue publicado en la revista "Condiciones de trabajo y salud laboral", de la Secretaría de Asuntos Sociales de Amsafé Rosario.

La desvalorización social que sienten de su trabajo los docentes es uno de los puntos que los afecta en los diferentes niveles de la enseñanza. "Si uno mira la historia de la docencia, antes el maestro ocupaba un lugar en la sociedad que ahora se encuentra un poco confuso", comenta Bianchini, para quien la desvalorización se da sobre todo dentro del propio sistema educativo: "En lo salarial esta clarito, eso marca realmente el lugar en el que nos colocan como trabajadores, pero también como formadores de individuos dentro de una sociedad". Enseguida agrega que como una consecuencia de los límites salariales, aparecen las dificultades de los maestros para acceder a los bienes culturales.

Naturalización

Fernanda Rebechi, también docente de nivel primario y medio en escuelas de la ciudad, anota dentro de las situaciones que generan malestar docente la naturalización de aquellos hechos que hacen mella en las condiciones de trabajo. "Nos acostumbramos a ir a trabajar enfermos, a enseñar con techos precarios, instalaciones eléctricas peligrosas y a hacernos cargo de un montón de cosas que en realidad deberían pasar por otro lado", dice.

Otra de las causas sobre las que llama la atención y que hacen a este malestar es la multifunción laboral. Es que a la tarea estrictamente docente se le agrega la carga doméstica que ejercen las maestras: "La mayoría en el gremio docente somos mujeres, madres y en muchos casos sostén de hogar".

Para el secretario de Asuntos Sociales de Amsafé Rosario, Daniel Couselo, "todas estas situaciones provocan una multiplicidad de malestares que llevan a daños fundamentalmente en la salud mental de los maestros". En tren de mencionar posibles vías de prevención desde el espacio gremial, propone introducir en la formación docente espacios de reflexión sobre los derechos y las condiciones de trabajo de los educadores.

Comentarios