Medio ambiente
Sábado 26 de Noviembre de 2016

La Cumbre de Mercociudades cerró con un llamado a la integración

Mandatarios locales del continente debatieron durante tres días sobre el presente globalizado y la necesidad de trabajar mancomunadamente.

Luego de tres días de intenso trabajo, culminó en Santa Fe la XXI Cumbre de Mercociudades con una declaración final que celebró las definiciones y el alcance de este encuentro desarrollado del 23 al 25 de noviembre en la capital provincial. "Construyendo ciudades resilientes en el marco de la integración regional", es el nombre de este documento que se aprobó por unanimidad en la asamblea de cierre, suscripita por los representantes de las ciudades de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Paraguay, Uruguay y Venezuela que asistieron a esta Cumbre.

Este evento es el primero luego del encuentro llamado Hábitat III impulsado por la Organización de Naciones Unidas y celebrado en Quito, Ecuador. "En 2015 y 2016 han convergido agendas políticas importantes que guiarán los procesos de desarrollo a escala global hasta 2030 y que requieren una activa participación de los gobiernos nacionales, regionales, locales y de la sociedad civil, así como los actores de la cooperación internacional", dice en su primer párrafo la declaración.

Luego, afirma que "la participación de los actores del territorio, las ciudades y los gobiernos locales y regionales en la definición, implementación, monitoreo y evaluación de las agendas de desarrollo es la condición esencial para una mayor eficacia en los impactos y apropiación ciudadana". Es por eso que se estableció que los gobiernos locales deben tener más protagonismo, pero se necesita trabajar en forma mancomunada entre los propios gobiernos locales y con los otros niveles del Estado".

Desafíos. Se considera que es en las ciudades de todo el mundo donde se sufren las presiones de la globalización, la desigualdad social o la contaminación del medio ambiente. "La reducción de desempleo, las desigualdades y el impacto del cambio climático son los mayores desafíos para la comunidad internacional, y sólo podrán ser solucionados a través de políticas para y con las ciudades. Frente a estos retos, la ciudad se ha convertido en un laboratorio para el descubrimiento de nuevas formas de hacer política", establece el documento.

Por este motivo, la Red de Mercociudades lleva dos décadas movilizándose y afianzándose a fin de "reivindicar su rol en el desarrollo urbano sostenible y reclamar mayores recursos y competencias para poder gestionar correctamente su territorio, en aras de dar respuesta a las necesidades de una población cada vez más urbana. Apostamos a construir un espacio plural y democrático que promueva el fortalecimientos de vínculos y trabajo mancomunado, la integración regional, la ciudad regional y la búsqueda de identidades del Mercosur, a través del cual las ciudades pueden hacer oír su voz", coincidieron los participantes.

Resiliencia. Antes de finalizar plantearon el concepto de resiliencia que es parte el espíritu de esta cumbre y plasmaron en la Declaración: "La resiliencia necesita de un abordaje multidisciplinar, a través de la educación, promoción de la cultura, generación de oportunidades laborales, construcción de un ambiente urbano sostenible, políticas de inclusión social y una mayor presencia del estado en las zonas más vulnerables". De este modo se pretende que los gobiernos locales miembros de la red se apropien del tema de reducción de desastres y asuman compromisos políticos tendientes a lograr ciudades y comunidades resilientes.

La Cumbre de Mercociudades reafirmó su compromiso con los procesos democráticos y de integración ciudadana que respeten la paz, la democracia, los derechos humanos promoviendo el derecho a la ciudad. "Defender y profundizar la democracia es defender la institucionalidad democrática, las autoridades legítimamente electas, en un marco de respeto y tolerancia, a través de un diálogo constructivo que permita mirar hacia delante", asevera el documento final.

Comentarios