Ovación
Miércoles 29 de Junio de 2016

La crisis de AFA: Acuerdo sólo para diferir

La asamblea pasó al 11 de julio la creación de la superliga. El reparto, la clave. Segura se despidió.

La paz cuesta armarla. Pasa en cualquier ámbito. Y en un monstruo como es la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), con tantos intereses cruzados y tanta corrupción que la atraviesa, se hacen necesarios muchos consensos y crecer desde la base (ver página 16). Después de tocar fondo, de hasta correr riesgo de desafiliación de la Fifa, emergieron puntos de acuerdo que hacen pensar en una salida. No se implementó la tan mentada superliga en la asamblea de representantes de ayer en Ezeiza, pero sí avanzaron para lograrla. Mientras el presidente Luis Segura se despidió en una conferencia de prensa antes de terminar el mandato mañana, los clubes llegaron a acuerdos mínimos.

La asamblea no tuvo mucho debate. Ya había acuerdo para ganar tiempo y por eso rápidamente se aprobó pasar a un cuarto intermedio hasta dentro de dos semanas. En ese ínterin, una comisión de 6 integrantes negociará con el gobierno nacional el dinero de Fútbol para Todos, el verdadero quid de la cuestión por la cual aún la superliga no es oficial, ya que lo que se discute de fondo es la distribución de dinero.

La comisión la integrarían los "duros" de la superliga, los presidente de River y Boca, Rodolfo D'Onofrio y Daniel Angelici, los "duros" de la AFA y el reparto tradicional, los titulares de Independiente, Hugo Moyano, y de Barracas Central, Claudio Tapia (por la Primera B, C y D), el presidente de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro, (por la B Nacional) y el del Consejo Federal, Pablo Toviggini, por el interior. Ese fue el consenso que se logró. Habrá que ver qué logra.

De los 67 asambleístas presentes, 66 votaron a favor del cuarto intermedio y de crear la comisión negociadora. El único que se abstuvo fue el presidente de Defensores de Belgrano, Marcelo Achile, quien acusó a sus pares del ascenso de haber cedido a las presiones y las promesas de los clubes grandes, con los que compartieron un asado. "Soy el único que no se vendió", afirmó.

Mientras el reparto de dinero, a lo que debe seguir la reforma del estatuto de AFA, se mantiene en el centro de la escena, Segura dijo que "fue un honor dirigir la AFA. No me arrepiento". Y aseguró que la situación actual se debe a "interferencias políticas. Por eso estamos como estamos".

Mañana, ante la jueza

Luis Segura se presentará mañana en el despacho de la jueza María Servini de Cubría, por la imputación de administración fraudulenta de Fútbol para Todos. Y dijo que no tiene fondos para cubrir los 50 millones de embargo.

Comentarios