Docentes
Sábado 01 de Octubre de 2016

La Copa del Profesorado, el certamen donde se comparten saberes

Es de matemática y lo organiza el profesorado de la materia del La Salle. Este año participaron más de 600 estudiantes.

La Copa del Profesorado es una competencia de matemática que consiste en la resolución por equipo de seis problemas de cálculo y razonamiento. Esta propuesta abierta para todas las escuelas públicas y privadas de la región está organizada desde hace veinte años por el Profesorado de Matemática del Instituto Superior La Salle. En esta oportunidad, participaron alrededor de 600 chicos y chicas pertenecientes a 35 establecimientos. Ahora resta la etapa que para algunos adolescentes se torna difícil y larga: esperar los resultados, previstos para mediados de octubre.

   Alumnos y alumnas de 7º grado de la primaria y del nivel secundario ocuparon los salones del Colegio La Salle (Mendoza 444) con el único interés de hacer cálculos numéricos y geométricos, e indagar en posibles soluciones matemáticas. Sin dudas, el viernes 23 pasado, la situación de examen no era la habitual: pares de bancos unidos y un discreto murmullo modificaron notablemente la escena dentro del aula.

   Esta competencia se diferencia de otras por su modalidad de participación en equipo de dos integrantes, que en el trascurso de dos horas intercambian ideas y buscan la mejor resolución para cada uno de los seis problemas planteados. También está permitido llevar calculadora y consultar el material de estudio, pero no el celular.

   "La matemática generalmente se piensa en soledad, y esta instancia de resolver problemas junto a un compañero o compañera no sucede en otros certámenes. Los chicos trabajan en un clima más distendido, sin tanta presión", señala Clarisa Osácar, directora del nivel superior.

   "Los integrantes de cada grupo generalmente pertenecen a la misma escuela, aunque no es un requisito excluyente. Es posible que dos amigos o amigas, estudiantes de diferentes establecimientos educativos puedan participar juntos", especifica. De la organización del certamen se hace cargo el plantel docente del profesorado de matemática y del nivel primario, también alumnas, alumnos y egresados de la carrera. Este año, el evento recibió además el auspicio de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.

Razonamiento y cálculo

"La modalidad del examen es similar al propuesto por la olimpíada de matemática, donde se ponen en juego el razonamiento, la intuición, y la estrategia de cálculo, y no tanto lo conceptual. Se evalúa si recurren al ingenio, estrategia o justificación que no sea la tradicional", señala la directora y profesora de matemática. Sin embargo, más allá de las características, el formato y la organización de este tipo de certamen, siempre aparece la misma pregunta: ¿qué los motiva a participar? "Quizás hay una vuelta de interés a las cosas más tradicionales, que desbarranca ese prejuicio que incorporaron los adultos al sostener que los adolescentes no saben nada ni tampoco les interesa nada, salvo el celular o la computadora. Convencidos de que no es así, instalamos este tipo de espacios para demostrar las capacidades de los alumnos", fundamenta Osácar.

Participantes

La competencia propone siempre dos instancias de participación, que varían de acuerdo a la complejidad del examen. En el grupo Euclides se anotan aquellos equipos que participaron alguna vez en un certamen regional de la Olimpíada de Matemática Argentina, y en el grupo Pitágoras quienes no tienen experiencia anterior.

"Nunca tuvimos esta cantidad de inscriptos", afirman desde la organización del certamen en referencia a los 600 alumnos y alumnas de las localidades de Fighiera, Funes, Alvarez, Pérez, y Rosario que se presentaron a rendir. Este año la propuesta también incluyó a los docentes que, mientras esperaban que sus alumnos terminaran de rendir, podían sumarse al taller de "Matemática crítica", una capacitación referida a la resolución de problemas y la didáctica, y que aplica el pensamiento de Paulo Freire.

   "Este certamen es una forma de extender el conocimiento y la formación hacia la comunidad, con el objetivo de no perder el contacto con los destinatarios, es decir con los alumnos". La profesora agrega que la participación de las escuelas es heterogénea aunque siempre se interesan aquellas que tienen preferencia por la matemática y estimulan el razonamiento. "Muchas participan habitualmente en competencias y exámenes, y otras lo hacen por primera vez. Pero en todos los casos, si los participantes no tienen el hábito de resolver problemas no se puede forzar la práctica y el buen desempeño aunque se preparen varias semanas antes, es un entrenamiento sostenido en el tiempo", aclara. Además destaca que, luego del examen, el profesorado ofrece una devolución a las escuelas participantes con el objetivo de informar las dificultades que presentaron los alumnos y qué temas podrían reforzar.

Trabajo en grupo

Alma y Martiniano son alumnos de 7º grado del Colegio Dante Alighieri. Es la primera vez que participan en este certamen, aunque Martiniano ya lo hizo en olimpíadas. "Trabajar en grupo es un poco más fácil, porque lo que no sabe uno lo hace el otro", reconoce este equipo que se mostró conforme con el desempeño obtenido en la competencia. Timoteo y Belén también cursan 7º grado, representan al Colegio María Auxiliadora de Funes, y se refieren a esta nueva experiencia: "No había una temática en especial, y era todo para razonar, también nos gustó la propuesta de trabajar en equipo, así mientras uno piensa, el otro escribe".

   Ismael y Joel cursan 5º año de la Escuela Justo José de Urquiza, explican cómo llegaron a esta competencia, siendo que nunca antes habían participado. "La profe nos avisó de este examen, y como vamos bien en matemática nos anotamos. Fue difícil, y nos volvimos locos tratando de resolver algunos problemas". Las alumnas de la Escuela Nuestra Señora de Guadalupe, Giuliana y Violeta de 3º año Economía, coinciden con los chicos en cuanto a la complejidad de los problemas, principalmente en temas de geometría. Al escuchar la dificultad que manifestaron las estudiantes, la directora dice que esta situación resulta bastante frecuente y no siempre se asocia a una situación de examen: "Se trata de una rama de la matemática que no se le da la importancia que merece, a veces los contenidos de geometría quedan para el final del año, y pareciera que nunca hay tiempo para enseñarlos".

   La escuela Fasta (Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino) se inscribe desde hace varios años en esta competencia. Jimena de 3º año y Micaela 5º año aseguran que les gusta mucho ser parte de esta actividad, que también genera un encuentro con otras escuelas de la ciudad. "Aunque sea una competencia que requiera de esfuerzo y mucho razonamiento, es diferente, interesante, y además se realiza en grupo y en otro lugar", aportan las alumnas que rindieron el examen y esperan ansiosas los resultados.

Comentarios