Ovación
Lunes 04 de Julio de 2016

La contracara: Barrichello le regaló el triunfo a Schumy

El Gran Premio de Austria se está haciendo acreedor a ser sede de definiciones impactantes. Una, en 1982, determinó el triunfo de Elio De Angelis (el único en la F-1) sobre Keijo Rosberg (el papá de Nico) casi sobre la línea, por una de las mínimas diferencias en la historia: 0,050 segundos, ¡50 milésimas! Por entonces, Keke necesitaba el triunfo obligatorio para ser campeón, que lo lograría en la siguiente fecha: el GP de Suiza, en el circuito francés de Dijon.

El Gran Premio de Austria se está haciendo acreedor a ser sede de definiciones impactantes. Una, en 1982, determinó el triunfo de Elio De Angelis (el único en la F-1) sobre Keijo Rosberg (el papá de Nico) casi sobre la línea, por una de las mínimas diferencias en la historia: 0,050 segundos, ¡50 milésimas! Por entonces, Keke necesitaba el triunfo obligatorio para ser campeón, que lo lograría en la siguiente fecha: el GP de Suiza, en el circuito francés de Dijon.

Pero la carrera de 2002 será recordada por la que decidió prohibir las órdenes de equipo en la F-1 para definir qué piloto debía ser el ganador.

Es que esa carrera era ganada claramente por Rubens Barrichello, hasta que recibió la orden de Ferrari de dejar pasar a Michael Schumacher. La bronca del brasileño, que igual siempre fue muy obediente, se expresó con su decisión de no aflojar hasta tener a la vista la bandera a cuadros, para hacer bien evidente su disgusto por ofrendarle la victoria al alemán, que venía liderando demasiado cómodo el campeonato con 5 GP corridos. Además, Rubinho había cosechado apenas un 2º puesto, en San Marino.

La decisión de prohibir las órdenes no se tomó ahí sino después del 9º capítulo de la temporada, en Nurburgring, cuando en una situación similar esta vez Barrichello ganó con Schumy en sus escapes. Sin embargo, a fines de 2010 la FIA revió su postura por la cerrada definición de ese campeonato, aunque con condicionamientos.

Comentarios