Edición Impresa
Sábado 03 de Diciembre de 2011

La comprensión de textos en la escuela primaria

La investigadora Alejandra Pellicer analiza cómo los chicos se relacionan con la lectura y la escritura. Pertenece al prestigioso Departamento de Investigaciones Educativas del Ciencias Sociales del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Die/Cinvestav) de México.

La doctora Alejandra Pellicer es una estudiosa de los procesos de comprensión lectora durante la escolaridad básica. Pertenece al prestigioso Departamento de Investigaciones Educativas del Ciencias Sociales del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Die/Cinvestav) de México, y es discípula de la educadora Emilia Ferreiro. La investigación que encara -que tiene un enfoque psicogenético- trata de descubrir las estrategias infantiles, de qué manera evoluciona y se desarrolla el pensamiento de un niño en la escuela primaria. Se propone "entender cómo procesa la información, la relaciona, la vincula, cuáles son las pistas lingüísticas y en qué medida lo que se conoce como un error o una falta de comprensión, no constituye una limitación sino una manera particular de comprender el texto".

Pellicer explica que su trabajo no consiste en revertir ni oponerse a las estadísticas que muestran que los chicos no entienden lo que leen, sino "ayudar a explicar esos errores, por qué dicen lo que dicen, por qué comprenden lo que comprenden, en qué se basan, cómo vinculan la información".

Diferencias de textos. En este sentido afirma que no es lo mismo leer un texto literario que uno informativo o periodístico. Sus estudios se centran en los textos narrativos del género informativo y allí observa que las dificultades residen en encontrar las pistas lingüísticas que les permiten a los niños reconstruir redes referenciales.

"Los más pequeños tratan de encontrar las acciones que realizan los personajes, buscando de manera descontextualizada dentro del texto qué tipo de sucesos se narran y atribuírselos a los personajes", afirma.

"Al principio los chicos creen que su mirada se impone al texto pero cuando se van haciendo más lectores se dan cuenta que el texto es el que se impone a su mirada", sostiene. De esta manera, "van revirtiendo sus estrategias cognitivas hasta entender que el texto es autosuficiente y que si sus hipótesis les permiten generar algunas ideas del significado, estas tienen que adecuarse al texto y no al revés".

Un puente. ¿Qué hacer para favorecer cambios en la escuela? La investigadora cree que hay que tejer un puente entre la investigación básica que permite entender el pensamiento infantil y la pedagogía o la didáctica que proponen intervenir para favorecer cambios.

En su última publicación, "Promoción de la lectura. El contexto educativo para la formación de lectores", incluye una propuesta de secuencias didácticas para el aula que plantean un trabajo de exploración muy minuciosa del texto, desde lo global, hasta los personajes, los espacios y los tiempos. Y básicamente dar lugar a los chicos a elaborar preguntas.

Pellicer explica que en la evaluación de la comprensión, el que interroga es el docente y propone invertir este proceso, que sean los chicos los que hagan las preguntas porque "en la medida en que ellos aprenden a elaborarlas, van tomando conciencia de su propio nivel de comprensión lectora".

Es decir que si sus preguntas rebasan los límites de la información que contiene el texto, ellos tienen conciencia de que están sobrepasando los significados. Se trata de una propuesta muy específica de intervención que sitúa al niño en el lugar de la autoevaluación.

Otra herramienta fundamental es la escritura: "Que redacten preguntas o pequeños párrafos les da la oportunidad de pensar si esa información está en el texto que leyeron".

Las nuevas tecnologías. "Las nuevas tecnologías favorecen un tipo de estrategia «fragmentada», que consiste en ir captando información puntual en un tipo de lectura no continuada", expresa la especialista para afirmar que eso lo aprenden muy rápido y desde muy pequeños.

Sobre comprensión.Considera que los problemas de comprensión no residen en el rescate de información puntual, fragmentada, veloz, sino en los casos que exigen una lectura continuada de un texto. Para adquirir esta competencia, no cree que el lector deba estar siempre sentado frente al libro, ya que "la lectura se da en cualquier lugar".

"A veces creemos que si un chico está centrado en realizar determinado tipo de acciones, esto le impide desarrollar estrategias para otras situaciones de aprendizaje, pero nada se pierde", afirma. "El niño realiza las estrategias cognitivas a pesar de todo, porque el proceso de comprensión no está en el objeto ni en la forma, sino en el pensamiento", agrega.

Sobre los cuestionamientos en torno a la ortografía y falta de convencionalidad de los mensajes de texto, considera que hay que aceptar la existencia de una diversidad de formatos y que los jóvenes escriben textos adecuados para cada situación.

"Eso no quiere decir que las formas de escribir en un formato se trasladan a otro, hay que adecuar las estrategias". En este sentido dice que los chicos aprenden mucho más que antes porque saben de la variedad de situaciones y contextos en los que pueden elaborar distintos mensajes.

Seminario.El seminario "La lectura de textos narrativos informativos: situaciones de investigación y propuestas de intervención con alumnos de primaria" que dictó el mes pasado en la Universidad Nacional de Rosario la doctora Pellicer fue organizado por el Programa de Estudios Interdisciplinarios en Alfabetización e Interculturalidad, dependiente del Centro de Estudios Interdisciplinarios. 1396862068

Comentarios