Edición Impresa
Sábado 02 de Mayo de 2015

La clave de la participación estudiantil

Además de destacar el equipo de profesores que trabajan en la Escuela Normal de Casilda, la directora María Alejandra Bustos valora el papel de la cooperadora. Pero tiene una especial mención hacia el centro de estudiantes, un espacio de participación genuino de esta escuela. Y del que, según coinciden los distintos interlocutores, tiene una trayectoria de muchos años. "Sin dudas es un espacio donde aprenden a participar, a tomar decisiones en forma democrática", analiza la directora Bustos.

Además de destacar el equipo de profesores que trabajan en la Escuela Normal de Casilda, la directora María Alejandra Bustos valora el papel de la cooperadora. Pero tiene una especial mención hacia el centro de estudiantes, un espacio de participación genuino de esta escuela. Y del que, según coinciden los distintos interlocutores, tiene una trayectoria de muchos años. "Sin dudas es un espacio donde aprenden a participar, a tomar decisiones en forma democrática", analiza la directora Bustos.

Nada mejor entonces que conversar con los estudiantes sobre la escuela. La ronda se improvisa en el patio. Están Lara Salvatella, Candela García y Luna Novello, todas de 5º año, además de Malena Fernández de 4º año y Facundo Novelo de 3º. "El centro de estudiantes está para ser la voz de los estudiantes, pero este año nos tiramos más por los 100 años de la escuela, queremos dar una mano a la dirección y cooperadora, poner linda la escuela", dice Candela. Aunque enseguida aclara que eso no significa abandonar otros proyectos en los que trabajan como reacondicionar el laboratorio escolar.

Malena agrega que siempre las ideas en las que trabajan "están abiertas a otras propuestas". Lara comenta que entre esos planes que toman de escuchar a sus compañeros figuran la de que cada salón "tenga aire acondicionado".

En general el grupo describe que una de las tareas que toman a cargo desde el centro es "ser mediadores entre los compañeros y los profesores", tanto para debatir un proyecto como para tratar un problema.

Candela recuerda que entre los temas que les toca tratar están los que arrastran los cambios educativos: "A nosotros que estamos en 5º año siempre nos agarran los cambios curriculares. Por ejemplo, este año nos interesa tener más física, porque somos de la terminalidad en ciencias naturales, pero el plan nos saca esa materia para darnos historia. Sabemos que eso no es un problema de la escuela, sino que baja del Ministerio".

A la hora de hablar de la Escuela Normal como institución, afirman que "siempre se la ha visto como una escuela más contenedora, donde se forma una alianza, donde todos nos conocemos". También que "la escuela no sólo enseñan con clases y evaluaciones sino que transmite otras cosas, que es lo que queremos que no se pierda", dicen sobre ese sentimiento de pertenencia.

Y Facundo suma: "Me parece que es un espíritu normalista que está en las familias, y que el centro de estudiantes ahora hace mucho para que no se pierda".

La charla se da después de una serie de fotos, como la que ilustra esta nota donde aparecen la abuela de Candela, Marcela Woods; la nieta de Irma, María Alejandra Loria; la directora María Alejandra Bustos y el vicedirector Edgardo Martini, junto al grupo de estudiantes. Es Candela quien pide no cerrar la nota sin contar una anécdota: Mi abuela me contó que cuando tenían una prueba, una cábala era tocar la pared que está sobre la escalera de mármol. Algo que asegura les traía suerte". Cierra y todos, por las dudas, anticipan que de ahora en más repetirán el ritual.

Comentarios