Edición Impresa
Domingo 23 de Diciembre de 2012

La clara diferencia entre robo y saqueo

Saqueo remite a crisis social, estallido, hambre; situaciones que nada tuvieron que ver con lo que sucedió en Rosario entre el jueves y el viernes.  

Hay palabras que tienen una fuerte connotación, es decir, su propio significado y otro expresivo. Para los rosarinos, "saqueo" es una de ellas. Nombrarla remite a 1989, cuando un estallido social ganó las calles y terminó con el gobierno de Raúl Alfonsín; o al 2001, con aquel diciembre trágico. Por eso, desde el miércoles pasado el debate surgió entre los periodistas de este diario. A la hora de titular, ¿había que definir como saqueos a lo que estaba sucediendo en los barrios? ¿Por qué no hablar de robos?

Para la Real Academia Española no hay diferencias entre ambos términos, pero lo que los vuelve distintos está en la connotación. Saqueo remite a crisis social, estallido, hambre; situaciones que nada tuvieron que ver con lo que sucedió en Rosario entre el jueves y el viernes.

Acá no hubo crisis, lo que existió fue delincuencia y vandalismo. Quienes entraron a supermercados a llevarse todo no tenían hambre, son delincuentes. Muchos estaban armados. Robaron bebidas alcohólicas, heladeras, muebles y en un súper hasta el tanque de agua. Tuvieron el caradurismo de plantarse ante una cámara de TV y culpar a la intendenta de sus padecimientos tras la tormenta sin reparar que en la zonas sur y oeste, donde más robos se registraron y ellos hacían declaraciones, no hubo inundados.

Por eso en las páginas de esta sección evitamos utilizar la palabra saqueo. Está muy claro que los delincuentes no encabezan reclamos sociales.
 

Comentarios