La ciudad
Domingo 27 de Agosto de 2017

Una movida por la donación de órganos llenó el Heca de colores

Lo impulsó la familia Trivisonno, que perdió una hija en un accidente. Desde el martes, la sala de procuración del Heca llevará su nombre.

Con la masiva concurrencia de rosarinos que se sumaron a la movida por la donación de órganos, el hall de acceso al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) se transformó en un taller de arte. Allí, muchos de los voluntarios participaron en la pintura de un gran mural móvil que quedó como legado para el hospital en la concientización por más donantes en Rosario. En tanto, este martes quedará inaugurada la placa recordatoria con el nombre de Antonella Trivisonno, que estará al frente de la sala de procuración del efector.

   La invitación a participar en la confección de un mural que promueva la donación de órganos superó todas las expectativas. La realización artística contó con los trazos y el diseño de la pintora Elizabeth Aguillón, pero el contenido y los colores de la obra fueron una creación colectiva.

   La idea surgió desde el seno de la familia de Alejandro y Silvia Trivisonno. Este año, el matrimonio instaló el lema "curar ayuda a sanar",en homenaje a Antonella Trivisonno, la nena que murió hace 18 años en un accidente de tránsito en Ovidio Lagos y Salta.

   Al mando de un Peugeot 205 iba Matías Colabianchi (fue condenado a dos años de prisión en suspenso y a diez años de inhabilitación para conducir), entonces de 23 años, quien cruzó el semáforo en rojo y chocó violentamente al Fiat Duna de Trivisonno.

   La nena de 6 años falleció a consecuencia del impacto, pero sus padres tomaron la decisión de donar sus órganos. Y cada año, hacen una movida prodonación en su homenaje.

   "Participó muchísima gente que se enteró por los medios y hasta incluso familiares de pacientes que estaban internados en el Heca. Quedó de manifiesto que la campaña quedó en manos de la gente. Se notó que con la participación hay mayor compromiso", comentó Alejandro a La Capital.

   Además del mural que quedó exhibido en el acceso al hospital, los voluntarios pintaron unas maderas cuadriculadas que tendrán otro destino.

"Con el mismo logo que este mural, se pintaron 180 maderas que irán circulando por las escuelas primarias para que los alumnos y los docentes trabajen en clase sobre donación de órganos. La idea es que ese símbolo quede en el ámbito de las escuelas como una señal y los chicos también hablen en sus casas de este tema", amplió Alejandro.

   Por otro lado, este martes, a las 12.30, al frente de la sala de procuración e implante de órganos tendrá lugar un acto con la participación de las autoridades del Heca y la familia Trivisonno. Allí se colocará una plaqueta con el nombre de Antonella. Además del agradecimiento a las autoridades por el reconocimiento, el papá de la niña por entonces de 6 años tuvo una reflexión. "Es una caricia muy importante. Antonella fue en poco tiempo muy feliz. Me enorgullece que lleve el nombre de mi hija. Es un mensaje de solidaridad que se perpetúa en un lugar público", finalizó.

Comentarios