La ciudad
Lunes 26 de Junio de 2017

Una experiencia de salud rosarina para el resto de Santa Fe

Un proyecto de ley prevé la creación de espacios lúdicos en hospitales para que los chicos entiendan los tratamientos a los que van a ser sometidos

"Queremos es que el chico participe del tratamiento médico". A partir de esta premisa, el diputado provincial Jorge Henn elaboró un proyecto de ley para incorporar en los centros de salud de la provincia espacios en los que, a través del juego y actividades lúdicas, los niños, niñas y adolescentes reciban información sobre los tratamientos a los que serán sometidos. La iniciativa toma como modelo una experiencia que desde hace más de una década se realiza en el Hospital de Niños Zona Norte y busca adecuar las prácticas de los centros de salud a las normativas que establece el nuevo Código Civil y Comercial en materia de derechos.

El proyecto prevé la creación del «Programa de manejo del estrés en salud de niños, niñas y adolescentes». "Toma la experiencia exitosa de la sala de juegos del Hospital de Niños Zona Norte, que tiene que ver con el abordaje del estrés y cómo generar herramientas a través del juego para sacarles el miedo a quienes se tienen que someter a cirugías o tratamientos médicos no invasivos", explicó el legislador.

Desde hace 13 años, en ese centro de salud se lleva adelante el programa Profilaxis Quirúrgica Pediátrica. "Es un abordaje lúdico del consentimiento informado", detalló Alicia Carra, terapeuta ocupacional en salud mental y una de las responsables del espacio. "Por medio de esta instancia se explica al paciente todo lo que tiene que saber sobre la cirugía a la que va a ser sometido y se trabaja en lograr un posoperatorio óptimo".

El programa habilita a que los niños que deben pasar por el quirófano se saquen todas las dudas que tengan respecto del tratamiento que le realizarán. En un espacio contenido con base en el juego, pueden entrar en contacto con todas las personas que formarán parte del proceso. Desde el año pasado, integra las prácticas obligatorias del hospital antes de cualquier cirugía.

La iniciativa de Henn parte de estas prácticas y las hace extensivas a los centros de salud de toda la provincia para garantizar el consentimiento informado de los pacientes. "Cuando el chico conoce qué le van a hacer, disminuye el nivel de ansiedad y de angustia. El proyecto pretende que el chico conozca y participe del tratamiento", detalló el diputado.

El consentimiento informado está estipulado en el Código Civil y Comercial, que entró en vigencia a mediados de 2015. En este cuerpo legal se incorporó lo que antes estaba garantizado por una ley, y que consagra el concepto de la autonomía progresiva de los niños, niñas y adolescentes. "Es el derecho a recibir información de la intervención que tiene que ser comprensible", dijo el diputado.

Para el nuevo código, los adolescentes de entre 13 y 16 años son capaces de decidir sobre procedimientos no invasivos que no comprometan su salud ni impliquen un riesgo grave. En el caso de los tratamientos invasivos, como las cirugías, deben tener el consentimiento de sus padres, pero sus opiniones deben ser tomadas en cuenta, y por eso deben recibir toda la información necesaria sobre el procedimiento al que serán sometidos.

Comentarios