La ciudad
Jueves 10 de Agosto de 2017

Una beba de seis meses está grave tras quemarse con agua hirviendo

La vicedirectora del Vilela, Carolina Binner, dijo que la chiquita atraviesa "horas críticas", por lo que "está siendo atendida por un equipo de médicos especialistas en quemados y terapistas, con todos los soportes que necesita".

Una beba de seis meses se encuentra internada en la unidad de cuidados intensivos del Hospital de Niños Víctor J. Vilela después de haber sufrido quemaduras "de grado A y AB" en cerca del 30 por ciento del cuerpo tras volcarse encima un recipiente con agua hirviendo en su hogar.

Según explicó la vicedirectora del efector, Carolina Binner, la chiquita atraviesa "horas críticas", por lo que "está siendo atendida por un equipo de médicos especialistas en quemados y terapistas, con todos los soportes que necesita". Entre ellos, asistencia mecánica respiratoria, terapia de antibióticos y una intensa hidratación.

El líquido hirviente le produjo sobre todo lesiones en tórax, abdomen y cuello.

Debido a la gravedad de las quemaduras (A y AB, profundas e intermedias) que sufrió, la beba atraviesa, según confiaron los profesionales que la asisten, unas primeras "48 horas clave".

El accidente se produjo en su hogar, ubicado en Ayala Gauna al 8000, barrio 7 de Septiembre, cuando antenoche, alrededor de las 22.

Según trascendió, la nenita se desplazaba en un andador y al acercarse a la cocina se volcó agua caliente de una olla en la que estaban hirviendo pollo. La familia, que tiene otros dos chicos de 10 y 3 años, la trasladó al Vilela

La vicedirectora del hospital recordó que "basta medio segundo" para que puedan producirse accidente graves con criaturas menores a los tres años, tanto en la vía pública como en el hogar. "Por eso es tan importante trabajar en prevención", remarcó, "sin culpabilizar a los padres".

Los lugares mas proclives

De hecho, según la Sociedad Argentina de Pediatría, "la cocina es uno de los lugares más peligrosos" de las casas "por la cantidad de elementos riesgosos que allí se utilizan" y la "necesidad" de investigar que tienen los niños pequeños.

Entre los elementos y situaciones más riesgosas que enfrentan las criaturas en ese sitio, la entidad menciona los "mangos de utensilios de cocina asomando de mesadas o cajones mal cerrados, cubiertos al alcance de las manos (especialmente si son de colores llamativos), diversos artefactos eléctricos, comidas y líquidos muy calientes, perillas de cocina que pueden abrirse fácilmente (salida de gas), puertas de hornos y frascos y vasos de vidrio que se rompen con facilidad".

De hecho, el 80 por ciento de los accidentes que sufren los nenes de menos de un año son domésticos.

Entre los más comunes figuran la asfixia por inmersión, la ingesta de un cuerpo extraño, las quemaduras y la caída de cambiadores, sillas altas o camas.

Comentarios