La ciudad
Miércoles 03 de Mayo de 2017

Una beba de 16 meses murió al caer a un pozo de desagües

La nena cayó en una excavación de su propia vivienda. No fue atendida en el Centro Nº 3 y cuando arribó a otro dispensario no la pudieron reanimar.

"La nena estaba llena de barro y largaba burbujas blancas por la nariz cuando le apretábamos la panza. Intentábamos reanimarla porque en el Centro Nº 3 no la atendían, pero ya no había nada que hacer". Con esta descripción cruda, absolutamente desgarradora, Horacio, un solidario albañil del barrio Hostal del Sol, le contó a La Capital cómo trasladó a Lourdes, una beba de 16 meses que sufrió en el mediodía de ayer un trágico accidente doméstico en su precaria vivienda de zona noroeste de la ciudad, que derivó en su muerte y en el tremendo dolor de su familia y sus allegados.

La niña perdió la vida al caer, boca abajo, en un pozo de desagües dentro del predio correspondiente a su humilde casa, ubicada en Pacto Federal 9235. Si bien no había una gran cantidad de líquido en el interior de la excavación, lo cierto es que la pequeña, por su tamaño y su corta edad, no pudo reaccionar y, según Fiscalía, falleció por "sumersión" y se espera la autopsia para poder confirmar este línea de investigación.

Los padres, en su angustiante desesperación, subieron a un automóvil y llevaron a la nena, esquivando coches a alta velocidad por avenida Jorge Newbery, al Centro de Salud Nº 3 "7 de Septiembre", de Martínez de Estrada y González del Solar. Pero allí no le brindaron ninguna clase de atención médica, lo que provocó desbordadas muestras de ira, bronca y protestas de sus familiares, quienes denunciaron que "no es la primera vez" que ocurre un hecho de esas características en ese efector.

"Nunca atienden a nadie. No sé para qué están", exclamó una vecina, indignada por lo que había presenciado. "Siempre pasa lo mismo, cuando los necesitás, nunca están, o no te atienden. Es increíble porque es algo bastante nuevo, hace poco que están. Pero la verdad es que no nos ayudan para nada", reclamó María, otra vecina de la zona.

Un gesto solidario

En ese momento, Horacio, que se había acercado al lugar atraído por los movimientos bruscos del vehículo que trasladaba la niña, los asistió, tomó a Lourdes, intentó practicarle maniobras de reacción, a pesar de no tener ningún conocimiento académico sobre el tema, y la llevó hasta el Centro de Salud "Emaús", ubicado en Urdinarrain al 7900.

Allí, la niña sí fue atendida debidamente, alrededor de las 13, por personal profesional del dispensario y del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), que no pudieron reanimar a la beba, a pesar de los esfuerzos que se extendieron durante más de una hora y media.

Lourdes no pudo salir de la situación de paro y la aflicción dominó la escena, entre llantos y profunda tristeza.

"Fue un momento realmente muy triste. Todavía me tiemblan las manos pensando en esa madre bajando del auto con la chiquita en brazos, toda embarrada. La verdad es que no sé por qué no la atendieron en el Centro Nº 3, a lo mejor se podía hacer algo antes. Por suerte, en «Emaús» la recibieron, como debe ser, pero no pudieron hacer nada", le contó el albañil Horacio a este diario, con lágrimas en los ojos cuando se metía en el repaso de lo ocurrido en un mediodía marcado por la tragedia.

Duros reclamos

"Tendría que haber un centro de salud de las características de Emaús, de este lado de la avenida Jorge Newbery, porque el Centro Nº 3 no nos sirve realmente para nada", agregó enfurecida Verónica, otro lugareña consultada.

Por ahora, todos los indicios apuntan a un accidente doméstico que terminó de la peor manera. El cuerpo de la beba fue enviado luego al Instituto Médico Legal (IML), en donde se determinarán con más precisión las razones que provocaron el deceso de la pequeña de 16 meses.

Se encuentra interviniendo el fiscal de Homicidios Culposos, Walter Jurado, del Ministerio Público de la Acusación.

Comentarios