La ciudad
Domingo 19 de Febrero de 2017

Un "vacío" aprovechado contra los vecinos

La norma que regula la movida nocturna en Rosario contempla sanciones severas para los infractores que van desde la clausura hasta la caducidad de la habilitación.

La norma que regula la movida nocturna en Rosario contempla sanciones severas para los infractores que van desde la clausura hasta la caducidad de la habilitación. Pero no avanzó más allá y el municipio se topó con un vacío legal al momento de rechazar una reapertura a través de otra razón social, que perjudica a los vecinos.

En varios locales conflictivos el municipio dispuso la clausura y luego el Tribunal de Faltas decretó la caducidad de la habilitación. Pero al poco tiempo, en las mismas localizaciones, otras personas tramitaron una nueva habilitación y lograron abrir bajo el mismo rubro, en la mayoría de los casos manteniendo el mismo público. Y, al poco tiempo reaparecieron los conflictos y las sanciones.

El único antecedente donde la Intendencia evitó la reapertura de un local caducado en manos de un tercero fue en septiembre de 2015, cuando se dio marcha atrás con el permiso que avalaba la reapertura del conflictivo boliche Ay Ramírez.

Tras haberle concedido una nueva habilitación al bar de Alberdi 100 bis, pese a que fue clausurado por irregularidades en 2013, se revisó la decisión porque en redes sociales promocionaban actividades que implicaban tergiversar el rubro tramitado.

A fin de enero se decretó la caducidad del after Junior, de Avellaneda y Marcos Paz. Allí, el 8 de enero se produjo un tiroteo que dejó un herido. Y en diciembre de 2015, bajo otra razón social, un joven fue asesinado a la salida del local.

Comentarios