La ciudad
Miércoles 16 de Febrero de 2011

Un testigo de Jehová murió tras negarse a una transfusión

Un hombre de 36 años testigo de Jehová y víctima un accidente en moto el viernes pasado falleció ayer en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Camilo Zampini...

Un hombre de 36 años testigo de Jehová y víctima un accidente en moto el viernes pasado falleció ayer en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Camilo Zampini había ingresado al efector de salud con traumatismo de cráneo y, ante una importante pérdida de sangre, los médicos le aconsejaron realizar una transfusión. Su esposa se negó esgrimiendo argumentos religiosos, mientras que la hermana del paciente presentó un amparo judicial para solicitar la realización del tratamiento sugerido. El director del Heca, Néstor Marchetti, aseguró que "se trata del caso de un adulto resguardado por una ley".

El hombre, casado y padre de dos hijos, había sufrido serias lesiones en un accidente de moto en la zona de Ovidio Lagos al 3600 y fue trasladado al Heca, donde ingresó en grave estado.

"El paciente tenía traumatismo y hundimiento de cráneo", explicó el director del hospital, y señaló que ante el consejo de los médicos de realizar una transfusión de sangre "su esposa se negó porque dijo que era testigo de Jehová e incluso mostró documentación por escrito que avalaba esa decisión de su marido".

Alternativa. Marchetti explicó que "en estos casos que abarcan a adultos que manifiestan su voluntad o hay un pedido de un familiar si la víctima está inconsciente, hay que respetar esa decisión porque incluso existe una ley que está aprobada, que los ampara".

Es más, explicó que "se trata de personas que no admiten ningún elemento sanguíneo proveniente de otro organismo y ellas han difundido esa normativa en todos los centros asistenciales del país para que sea respetada".

El médico señaló que en el hospital "este tipo de situaciones suelen darse, aunque no frecuentemente con esta gravedad"; y explicó que "se trata de pacientes en los que se utiliza como alternativa un tratamiento con eritropoyetina, un estimulador de médula ósea que se usa como sustituto para que el organismo produzca glóbulos rojos. Pero en cuadros de mucha pérdida de sangre la respuesta no es inmediata, como en el caso de las transfusiones".

Por eso, pese al tratamiento recibido, Zampini falleció ayer por la mañana "producto de la grave lesión que tenía", detalló Marchetti.

El descargo del grupo religioso

Comentarios