La ciudad
Martes 05 de Septiembre de 2017

Un taxista chocó contra un árbol y está internado en terapia intensiva

El sindicato de taxistas aseguró que le tiraron un piedrazo con la intención de robarle. Los pasajeros cuentan que el chofer se subió dos veces al cordón

Un taxista y sus dos pasajeros terminaron hospitalizados después de chocar contra un árbol en la zona sur de la ciudad. Desde el Sindicato de Peones de Taxi denunciaron que el conductor habría recibido un piedrazo en el parabrisas con intención de hacerlo detener la marcha para robarle la recaudación.

Adrián Suárez está internado desde la madrugada del domingo en la terapia intensiva del sanatorio Los Alerces. El chofer, de 53 años, conducía el taxi Nº 2.536 que impactó contra un árbol en Alem y Centeno con 2 pasajeros a bordo. Los jóvenes también fueron hospitalizados, uno en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez y el otro en el sanatorio Delta.

Según indicó el secretario adjunto del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Yannotti, el conductor habría perdido el conocimiento producto de un piedrazo que le dio en la cabeza. "En la seccional policial quedó asentado que el conductor impactó contra un árbol, pero nosotros tenemos conocimiento de que el desvanecimiento se produjo a raíz de un piedrazo", afirmó y destacó que "no es la primera vez que en esa zona ocurre algo así".

El gremialista afirmó que cerca de las 5 de la madrugada del domingo, el chofer había levantado a 2 pasajeros en la zona sur y que, al llegar a Alem y Centeno, protagonizó el incidente que lo dejó en el hospital. Ayer, el hombre permanecía aún internado en terapia intensiva, pero ya fuera de peligro.

El delegado colaborador de la Federación de Obreros y Empleados del Transporte, Roberto Olivera, indicó que ni bien llegó al lugar del accidente, el dueño del taxi encontró una piedra manchada con sangre en el interior del vehículo. "La versión que hacen figurar los efectivos de la seccional 16ª es que el conductor se durmió, pero el dueño del auto anda a las corridas con la piedra para todos lados y nadie le toma la denuncia", afirmó.

Además indicó que no se encontró la billetera ni la recaudación de toda la noche de trabajo.

Los pasajeros

La versión de los pasajeros del taxi sobre lo sucedido no incluye la presencia de una agresión desde el exterior del auto. "Nosotros no vimos ninguna piedra", afirmó Gastón Esterch. El joven viajaba en el asiento de atrás del taxi, junto a un amigo, cuando se produjo el siniestro. Según relató, ambos muchachos se habían subido al automóvil en Sarmiento y Garay para ir hasta Alem y Centeno, donde vivía uno de ellos. "No notamos que el chofer estuviera ebrio ni nada, no hubo charla, era un tipo grandote muy serio", recordó.

Sin embargo, pocos metros antes de llegar a Centeno, "el conductor se subió al cordón 2 veces", contó. Con sorpresa, Gastón intentó exigir al conductor que detenga el coche. Sin embargo, "el no detuvo la marcha, sino que aceleró hasta chocar con el tronco del árbol", recordó.

El muchacho desconfió que un piedrazo haya podido causar el accidente. "El conductor venía con la ventanilla baja, pero en la calle no había nadie ni vimos ninguna piedra".

Comentarios