Tragedia de Salta 2141
Lunes 07 de Agosto de 2017

Un sentido reclamo de justicia en el acto por la memoria a 4 años de la tragedia de Salta 2141

Los familiares de las víctimas rememoraron ayer un nuevo aniversario de la explosión que terminó con la vida de 22 personas.

"Esto no fue una tragedia, fue un asesinato. Y los responsables caminan tranquilos por la ciudad", advirtió Adrián Gianángelo, hermano de Débora, la estudiante de derecho fallecida tras la explosión de las torres de Salta 2141. El joven fue uno de los encargados de tomar la palabra en nombre de las familias de las 22 víctimas, durante el acto realizado ayer para conmemorar el cuarto aniversario de la peor tragedia que vivió la ciudad. Fue una ceremonia de memoria y, también, un profundo pedido de justicia.

Exactamente a las 9.38, las sirenas de las autobombas quebraron el silencio de la mañana. Hasta el modesto escenario colocado de espaldas al lote donde desaparecieron las tres torres de viviendas ya habían llegado familiares de las víctimas, amigos, vecinos, funcionarios del municipio y la provincia y concejales.

Nuevamente, quebrando un profundo silencio, se leyeron los nombres de las 22 víctimas fatales de aquel 6 de agosto de 2013, cuando una fuga de gas convirtió en escombros el complejo de departamentos. Después, Gianángelo repasó el listado de las once personas procesadas por estrago culposo agravado en la causa penal abierta tras el siniestro.

El joven se encargó de poner en palabras el pedido de justicia de los familiares. "Estamos atravesados por una pena gigantesca", dijo y advirtió que los responsables del siniestro "caminan tranquilos por la ciudad". Desde abajo del palco, se acompañó el reclamo.

Cuatro años igual

"Ya llevamos cuatro años en la espalda, fue un camino muy largo y muy doloroso. Hubo tiempo para investigar, para encontrar responsables, ahora necesitamos que se ponga una fecha de juicio", apuntó Marcela Nissoria, viuda de Hugo Montefusco, otra de las 22 víctimas fatales.

Para los familiares, apuntó, el comienzo del juicio oral será importante para cerrar una etapa de duelo, con el castigo a los responsables que ya están individualizados "y a otros que podrían surgir en el desarrollo del juicio".

La mujer recordó el informe de la Auditoría General de la Nación que se explayó sobre los deberes de la concesionaria del servicio de gas y del ente de control (Enargás) en aspectos relacionados con la seguridad. "Creemos que detrás de esto hay responsabilidades económicas y políticas y esperamos que puedan demostrarse en el juicio", sostuvo.

En agosto de 2015, la jueza de instrucción Irma Patricia Bilotta remitió las actuaciones que están compuestas por unas 6.000 fojas al juzgado encargado de dictar sentencia. Recién en febrero pasado, la cámara entendió que el proceso judicial debía resolverse en un juicio oral y público.

Sin embargo, el juicio podría arrancar recién el año próximo ya que aún falta resolver una pericia clave sobre las instalaciones del edificio solicitada hace un año por la fiscalía.

Según explicó la fiscal la fiscal Graciela Argüelles en la edición del sábado de LaCapital, las pericias se atrasaron "porque no se encontraron especialistas en Rosario y hubo que convocar a expertos de Córdoba que ya han venido a la ciudad y el jueves próximo nos reuniremos para definir los tiempos y modalidades".

En la causa se encuentran procesados el gasista Carlos García y su ayudante Pablo Miño; el gasista que trabajó doce días antes de la tragedia José Allala; y los tres integrantes de la administración del edificio siniestrado, Mariela Calvillo, Norma Bauer de Calvillo y Carlos Repupilli.

Los otros procesados por el delito de estrago culposo agravado son los inspectores de la empresa Litoral Gas Gerardo Bolaños, Guillermo Oller y Luis Curaba; el jefe de esa sección, Claudio Tonucci, y la gerenta técnica Viviana Leegstra.

recuerdo. Los familiares y amigos encendieron velas frente al edificio.

Espacio para el recuerdo

La intendenta Mónica Fein participó del acto por el cuarto aniversario de la tragedia de calle Salta. Junto su secretario de Salud, Leonardo Caruana, y la ministra de Cultura de la provincia, Chiqui González, saludó a los familiares de las víctimas y señaló que el gobernador Miguel Lifschitz está impulsando en la Legislatura provincial la expropiación del predio de Salta 2141 para construir un espacio de memoria y cultura.

Comentarios