La ciudad
Jueves 22 de Junio de 2017

Un sello ruso frena ahora el debut de los troles

Nación exigió ayer este nuevo requisito en la documentación de las unidades de la nueva línea Q. Estiman que arrancan a mitad de julio

Los trámites necesarios para que finalmente la flamante línea Q de trolebuses que unirá la zona sudoeste de la ciudad con el sector de La Siberia empiece a funcionar, sufrieron ayer otro revés. Es que el gobierno nacional exige ahora que toda la documentación que avala las especificaciones de seguridad de las unidades tenga un sello de la autoridad competente rusa, el país donde se compraron. Así y todo, los funcionarios rosarinos son optimistas con que antes de mediados de julio estarán en funcionamiento.

La "novedad" le fue comunicada ayer a la secretaria de la Movilidad del municipio, Mónica Alvarado, quien viajó especialmente a la ciudad de Buenos Aires para lograr que se destrabe el postergado aval del gobierno nacional que permita que los nuevos troles empiecen a correr por las calles rosarinas.

Allí, y en el marco de una reunión con el coordinador general del gabinete de la Secretaría de Industrias de la Nación, Eduardo Bianco, se enteró de las nuevas exigencias.

"Nosotros empezamos este trámite en agosto de 2016 y ya en ese momento acompañamos toda la documentación respaldatoria", detalló Alvarado, dejando traslucir que las demoras burocráticas del gobierno nacional están próximas a cumplir un año.

Según explicó, la ley nacional de tránsito establece que cuando las unidades de un sistema de transporte público de pasajeros son importadas, las mismas deben ser avaladas por la Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa. "Este organismo comprueba que todos los coches cumplan con requisitos de seguridad vial, y sus exigencias son mucho más abarcativas que lo que estipulan las normas nacionales", especificó la funcionaria.

En el caso de trolebuses comprados por la Municipalidad de Rosario a la empresa rusa Trolza, "toda esa documentación fue presentada ante las autoridades de la Secretaría de Industrias de la Nación". No obstante, el gobierno central demora el okey que finalmente habilite a los nuevos trolebuses a salir a las calles.

"Lo que nos plantearon ahora es que toda la documentación debe estar sellada por las autoridades rusas. Si esto era así, lo podrían haber comunicado en agosto del año pasado, cuando iniciamos todo el papeleo", destacó ayer Alvarado.

Así las cosas, el municipio ya inició las gestiones para lograr cumplimentar este nuevo trámite y, pese a las idas y vueltas, Alvarado se mostró optimista con que "antes de mediados de julio las unidades estarán funcionando".

Lo que viene

La línea Q conectará diferentes barrios de los distritos sudoeste y oeste con el centro. El trayecto de las nuevas unidades (son una docena y ya están en su totalidad en la ciudad) se superpondrá en un trayecto de 11,4 kilómetros con el corredor de la actual línea K.

Esta superposición se dará básicamente entre el macrocentro y La Siberia, lo que permitirá duplicar la oferta donde convivan ambas líneas.

Las flamantes unidades rusas también pueden recorrer trayectos sin depender de las catenarias que le dan energía, ya que poseen baterías de gran autonomía.

Esta nueva línea correrá básicamente por avenida Francia. Cuenta con 12 unidades que la empresa municipal Semtur adquirió mediante licitación internacional a la empresa rusa Trolza, por un total de 4.104.000 dólares.

a la espera. Las 12 flamantes unidades ya están en Rosario.

"Ahora nos exigen este sello. Lo podrían haber hecho en agosto de 2016, cuando iniciamos los trámites"

Comentarios