La ciudad
Miércoles 12 de Julio de 2017

Un sanatorio de Rosario, en crisis: sus trabajadores hace cuatro meses que no cobran

Es el nosocomio Buenos Ayres, de avenida Pellegrini al 1300, a cuyos 73 trabajadores les adeudan el sueldo desde abril, además del aguinaldo. Esperan la llegada de un nuevo gerenciador

El sanatorio Buenos Ayres, de avenida Pellegrini al 1300, vuelve a estar en conflicto y peligran más de 70 fuentes de trabajo de los empleados que no cobran sus salarios desde abril pasado.
En ese sentido, desde la Asociación de Trabajadores de la sanidad de Rosario y el sur provincial (Atsa Rosario), señalaron que se busca un nuevo gerenciador para el efector y que "se garanticen las fuentes laborales con sus respectivas antigüedades", señaló, Gustavo Martino de Atsa Rosario
Por lo pronto hoy el nososcomio cuenta con unos 73 empleados, entre enfermeros, administrativos y de mantenimiento que cuidan el quirófano, sala de rayos y laboratorios de análisis.
Hace cuatro meses que ningún trabajador cobra el sueldo, desde abril pasado e incluye el aguinaldo.
En ese sentido, ya tomó intervención el Ministerio de Trabajo provincial y se "espera que aparezca algún interesado para hacerse cargo del nosocomio", explicó Martino, quien agregó que, "el actual gerenciador nos ha dicho que no puede pagar sueldos ni comprar insumos".
El efector hoy es gerenciado por una sociedad de responsabilidad limitada, una SRL, integrado por médicos que se hicieron cargo del sanatorio. "El sanatorio ingresó en crisis en febrero pasado cuando falleció el médico que estaba al frente de la SRL y era el mayor responsable", señaló Martino.
Unas de las formas de financiamiento es a través de Pami, pero de acuerdo a las autoridades de ATSA la institución de jubilados y pensionados cambió las reglas de juego. "En mayo pasado cambió el sistema de pago de Pami. Antes facturaba por prestaciones. Ahora paga un canon por cada jubilado. Eso implica que con un solo monto hay que brindar todas las prestaciones y a veces el dinero no alcanza", argumentó Gustavo Martino.
Por lo pronto, la justicia interviene en la continuidad del sanatorio, que en principio tiene cuatro firmas interesadas en su gerenciamiento.

Comentarios