La ciudad
Domingo 18 de Diciembre de 2016

Un desembarco que demandó 80 años de espera

Tuvieron que pasar más de 80 años para que la Municipalidad desembarcara en los terrenos que por ley le pertenecen, ya que la donación de la Fundación Deliot fue realizada en la década de los años 30 al entonces Hogar del Huérfano.

Durante largo tiempo nadie se ocupó de esos terrenos, que recién despertaron interés en el gobierno local cuando en 1999 el entonces intendente Hermes Binner buscó avanzar en la posesión de las islas con la idea de armar lo que en ese momento se llamó una "reserva natural ejemplar".

Recién en 2005, ya con Miguel Lifschitz a cargo del Ejecutivo, se produjo un llamado a licitación privada para el relevamiento planialtimétrico y mensuras de los terrenos del Legado Deliot, sin que tampoco llegara a concretarse ningún avance real en la materia .

Los reclamos por el Legado Deliot se reactivaron en 2012, cuando el recién creado grupo de autoconvocados El Paraná No Se Toca (EPNST) se enteró de que la ciudad tenía terrenos propios en la isla y comenzó a pedir acciones concretas a la Municipalidad.

De esa inquietud surgió la Comisión Deliot, creada en el ámbito municipal en mayo de 2013 y conformada tanto por distintas carteras municipales como por integrantes de grupos ambientalistas locales.

En julio de ese año, el gobierno local realizó una intimación a Enzo Mariani (empresario que usurpa parte de los terrenos) para que cesara la explotación productiva que realiza en el lugar y dejara los terrenos usurpados de manera ilegal.

En junio de este año, Rosario firmó un convenio con el municipio de Victoria donde se plasmó el compromiso de ambos Estados para avanzar con esta iniciativa, que tuvo su broche de oro ayer con el desembarco formal de los intendentes de las dos ciudades a los terrenos isleños.

avistaje. La intendenta y su par de Victoria recorrieron ayer el lugar.

Comentarios