La ciudad
Domingo 22 de Enero de 2017

Un debate sobre el cual el Concejo no puede avanzar

El debate sobre "el problema de los cuidacoches" tiene su anclaje en el Concejo Municipal.

El debate sobre "el problema de los cuidacoches" tiene su anclaje en el Concejo Municipal. Son varios los proyectos que dan vuelta entre las oficinas y comisiones del Palacio Vasallo, que reviven cuando los hechos lo demandan, por lo general por casos de abuso y hasta violentos, y luego vuelven a los cajones. El debate no es sencillo y eso se refleja en la sociedad y sus representantes. Las propuestas más fuertes en la temática son tres y para todos los gustos. Desde la prohibición hasta la regulación y estatización de la actividad.

El bloque de concejales de Unión PRO sostiene que la salida a la problemática es prohibir el trabajo de los cuidacoches en zonas críticas, es decir, áreas de estacionamiento medido, zonas de esparcimiento nocturno y espectáculos deportivos y musicales masivos. El radical Jorge Boasso lleva varios años insistiendo en la realización de un censo de cuidacoches y creación de un registro para identificar a los trabajadores y regular la actividad evitando abusos y tarifas que no sean voluntarias. Las personas que formen parte del registro contarían con una credencial con datos personales, foto y zona autorizada y un chaleco refractario con una leyenda que comunique que el pago es voluntario.

El bloque de Ciudad Futura propuso por su parte un modelo municipal de estacionamiento medido con los cuidacoches como fiscalizadores. El proyecto crea el "Programa social de estacionamiento cuidado", que asigna la mitad de la recaudación a la Intendencia y el resto a los trabajadores informales. El proyecto designa un cuidador para cada una de las cuadras medidas, quienes estarán identificados e inscriptos en el monotributo social. En una primera etapa venderán tarjetas y luego se avanzará hacia la digitalización.

Comentarios