Accidente en la ruta 33
Sábado 25 de Febrero de 2017

Un clima tenso y de angustia en los hospitales Centenario y Provincial

Los relatos de los familiares y amigos que aguardaban con incertidumbre el parte médico de los heridos.

Por fuera de las 10 personas que fueron ingresadas al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), el grueso de los heridos se concentró entre el Centenario y el Provincial, donde fueron trasladados 7 pacientes a cada uno. Además, tres personas se remitieron al Eva Perón de Granadero Baigorria, cuatro al Carrasco, uno al policlínico Pami II, y dos al hospital de Casilda. La Capital recorrió las salas de guardia y compartió la incertidumbre con los familiares y amigos de las víctimas que aguardaban el parte médico de sus seres queridos.

   El clima era tenso y de angustia, pero tanto en el Centenario como en el Provincial se percibía al mismo tiempo cierta tranquilidad porque a estos efectores no fue derivado ningún paciente en grave estado de salud. La única persona que requirió terapia intensiva fue María Agustina Barci, una chica de 21 años que tenía algunas fracturas y traumatismos que comprometían órganos no vitales. Al cierre de esta edición, permanecía estable en el Provincial. En tanto, muchos compañeros de trabajo aguardaban fuera del quirófano en vilo por saber cómo estaba Hugo Alvarez, un hombre de 58 años que iba a dar clases a la Facultad de Ciencias Agrarias de Zavalla al momento del accidente y fue operado de una fractura en una pierna.

Suerte y enojo

Algunos estaban indignados con la empresa Monticas, firma a la que pertenecen las dos unidades que colisionaron. Tal era el caso de las compañeras de estudio de Paola Toconas, estudiante de tercer año de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Casilda de 26 años. La chica, oriunda de Jujuy, viajaba rumbo a Rosario a buscar una encomienda que le había enviado su familia. Debió ser intervenida quirúrgicamente en el efector de Alem 1450, pero se encontraba en buen estado.

   Sus amigas descargaron fuertes críticas contra la firma de transporte: "Podríamos haber sido nosotras, yo me tomé el mismo colectivo más temprano", dijo Tamara. "Los ómnibus andan mal y muchos choferes son un desastre, van mirando el celular o completando planillas mientras manejan", se quejó Betiana. Las jóvenes refirieron que su amiga les relató que en el micro venían muchas chicas que comienzan este año la carrera de esa facultad, que el día anterior habían participado de la peña del ingresante, varias de ellas con el maquillaje aún en la cara.

   En tanto, otros le echaban la culpa a la suerte, como los colegas de Nicolás Spoto (30), un becario de la Facultad de Veterinarias de Casilda que se recuperaba de politraumatismos en el Eva Perón. "No sabemos qué hacía a las 11 en el micro, si él entraba a las 8. Se habrá quedado dormido, qué mala fortuna tuvo", dijo uno de ellos. También Jorge Raca (55) pertenecía a la comunidad académica de esa facultad, de la que volvía a Rosario al momento del choque. El hombre se recuperaba de una fractura en el brazo en el Centenario.

Testigo directo

Pero el caso más fuerte es de otra trabajadora de Veterinarias, la telefonista Eliana Ollacarisqueta, que también retornaba de sus obligaciones. Su marido relató a este medio en la sala de espera del mismo hospital que la chica de 37 años iba en el colectivo que fue chocado, sentada justo atrás del chofer (que falleció), pero sólo sufrió magulladuras, algunos cortes y raspones. Según el esposo, Eliana afirmó que vio cómo el otro ómnibus se salió de carril a muy poca distancia, reduciendo el margen de maniobra del conductor, lo que descartaría una maniobra de sobrepasamiento de otro auto.    

Por otra parte, Erica Berni de 24 años, ama de casa que cuida tres hijos en Zavalla, tenía un traumatismo de cráneo, pero estaba fuera de peligro. La mujer venía hacia Rosario a traer a una sobrina de vacaciones, refirió una tía que se acercó al Centenario. También se reponía de una fractura Leandro Primavera (34), un agricultor de Chañar Ladeado que viajaba a visitar familia a esta ciudad. Completaban la lista del centra asistencial de Urquiza y Francia Ivana Benvenutti (26), que fue derivada con una fractura en una pierna al Sanatorio de la Mujer por propia elección, y Melisa Acuña (29), que sufrió un traumatismo en la cadera.

Los jugadores

En el Provincial, por otro lado, María Cecilia Roldán, de 30 años; y Ramón Aguilar, de 35, sufrieron lesiones leves y fueron dados de alta en horas de la tarde. En el mismo efector estaban internadas dos jóvenes, Ana Lioneli (20) y Milena Barbieri (19), que viajaban juntas en uno de los micros. Ana, estudiante secundaria y oriunda de Pergamino, acompañaba a Casilda a su amiga Milena, que cursa segundo año de Veterinarias y fue dada de alta, mientras que la primera quedó en observación con golpes en el rostro y algunas fracturas menores.

   Por último, hubo otro caso de amigos que también fueron internados con heridas. Jeison Pautasso y Nicolás Ruggeri son dos jóvenes casildenses que viajaban a Rosario a hacer el ingreso a la carrera de Kiniseología. El primero terminó en el hospital de Alem y Zeballos, y el otro en el Eva Perón. Ambos habían elegido el horario de cursado más temprano, ya que querían seguir viviendo en su ciudad natal para continuar jugando al fútbol en la primera y la reserva del club Unión Casildense, donde además entrenan a los equipos infantiles. Afortunadamente, si bien ambos sufrieron golpes y cortes en las piernas, ninguno tuvo lesiones óseas que perjudicaran su carrera como deportistas.

Comentarios