La ciudad
Martes 25 de Julio de 2017

Un chofer de ómnibus discutió con un pasajero, se infartó y fue internado

El colectivo, de la línea 122, acabó impactando contra un refugio. Su conductor pudo salir del paro y fue trasladado por el Sies al hospital

El chofer de un colectivo de la Semtur vivió una experiencia insólita: tras discutir con un pasajero, sufrió un infarto, se subió a la vereda, impactó contra la parada y tuvo la fortuna de que un estudiante de 5º año de Medicina le practicara las primeras maniobras de reanimación cardiopulmonar. Luego arribó al lugar una ambulancia del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Síes), que logró "sacarlo del paro" y, una vez compensado, trasladarlo al Hospital Centenario. El hombre con quien se había enfrentado, de 35 años, terminó detenido y examinado por un médico policial, quien lo derivó al Agudo Avila. En ese centro de salud le diagnosticaron un "retraso madurativo" y le prescribieron tratamiento. Según fuentes de la fiscalía, se le pedirá una junta médica y una "internación compulsiva".

Todo ocurrió antenoche en Córdoba y avenida Francia. Al volante de un 122 verde venía Enzo D., de 53 años, cuando por circunstancias que todavía se desconocen el chofer comenzó a discutir con un pasajero.

Aparentemente el colectivo se detuvo antes de llegar a la esquina. Su conductor se levantó del asiento y enfrentó a Angel Gabriel G., quien según testigos portaba una credencial de discapacidad.

El chofer hizo bajar al pasajero de su unidad, pero el hombre habría logrado volver a subir. Unos veinte metros más adelante, Enzo se descompensó y ya no pudo contener el ómnibus, que subió a la vereda y terminó frenado por la parada electrónica de transporte que se levanta en esa esquina.

Toda la escena fue presenciada por un estudiante puntano que cursa la carrera de Medicina en la UNR y es pasante del Síes, Nicolás Lucero, quien alcanzó a llamar al 911 y pudo prodigar al chofer los primeros auxilios, providenciales, ya que el hombre estaba sufriendo un infarto.

De hecho, el director del Síes Cristian Bottari confió que esas maniobras de reanimación cardiopulmonar, "una RCP básica", permitieron que el corazón del chofer le siguiera bombeando, lo que preservó ese mismo órgano y el cerebro, hasta que llegó el primer móvil del servicio. Luego los profesionales tomaron la posta "de avanzada, con compresiones, manejo de drogas y desfibrilación por choque eléctrico".

Una vez estabilizado, los médicos del Síes conectaron al chofer auna asistencia mecánica respiratoria y lo trasladaron al Hospital Centenario. El trabajador quedó internado en Unidad Coronaria, hasta que más tarde fue nuevamente derivado a la terapia intensiva de un efector privado.

Detenido

Apenas después de ocurrido el incidente, efectivos policiales dieron con el pasajero con que había discutido el chofer y que se había bajado. Un muchacho que presenta un "retraso madurativo leve" y que quedó detenido, con intervención del fiscal de Flagrancia César Cabrera. De hecho, según fuentes de la propia fiscalía, un médico policial examinó al hombre y lo derivó al Centro Regional de Salud Mental de Riccheri y Santa Fe, donde los profesionales le indicaron un tratamiento.

Hoy se realizará la audiencia imputativa, donde el fiscal solicitará una junta médica y la internación compulsiva del joven, medidas que sólo puede ordenar un juez.

Más allá de lo legal, el delegado gremial de Semtur, Juan Carlos Badala, sostuvo que "el chofer de colectivo está expuesto ocho horas por día a que le ocurran muchas cosas, a veces lindas, a veces feas, y obviamente el contacto con tanta gente siempre puede generar reacciones".

Pese a la cautela gremial, fuentes allegadas a la empresa admitieron que los cambios de palabras entre conductores y pasajeros son"bastante habituales", aunque "por lo general los choferes tienen mucha cancha para lidiar con todo tipo de situaciones, aunque hay gente que resulta inmanejable.

Comentarios