La ciudad
Viernes 03 de Febrero de 2017

Un caño roto inundó Sarmiento, pero se arregló y sigue la obra

"No se atrasó el trabajo ni un minuto", afirmó Nader, de Obras Públicas. Los obreros de Assa dijeron que las roturas pueden repetirse, pero son un daño menor.

No fue el primer caño en romperse sobre (o, mejor dicho, bajo) calle Sarmiento al 700, en el marco de los trabajos que se vienen ejecutando en el tramo que va de Córdoba a Santa Fe, pero esta vez la rotura anegó la arteria y trajo preocupación a los vecinos. El temor que expresaron muchos, sobre todo los dueños de locales comerciales, era que el inconveniente tardara en resolverse y generara un atraso en la obra de remodelación y recuperación del casco histórico, y que agravara sus ya golpeadas economías. La encargada de despejar dudas y llevar tranquilidad fue la titular de Obras Públicas del municipio, Susana Nader. "Ni un minuto se va a demorar", prometió, y desmintió la versión de que faltan planos del subsuelo. "Para nada, es de rutina que la firma contratista pida los planos conforme a obra a cada empresa de servicios antes de empezar a trabajar", afirmó. Eso sí, los operarios de Aguas Santafesinas SA (Assa) no descartaron que a medida que avancen las tareas se puedan seguir rompiendo más caños.

El primer inconveniente con el caño domiciliario que alimenta al edificio ubicado en Sarmiento 723 —y que va desde la vereda oeste a la opuesta— ya se había advertido anteayer, por lo que ese mismo día la firma Assa envió a su personal a realizar un "arreglo provisorio".

Pero todo indica, explicó Nader, que como ocurre habitualmente aumentó la presión del suministro durante la noche y a la madrugada el conducto simplemente "volvió a abrirse".

Por eso, una especie de caño surtidor terminó anegando la zanja excavada en la obra, que ya avanzó sobre un 40 por ciento de la extensión de la cuadra, y formó un lodazal.

Según vecinos de la zona, alrededor de las 5.30, el agua ya había inundado gran parte de esa zanja de más de un metro y medio de profundidad que se va abriendo a lo largo de Sarmiento para instalar las nuevas cañerías.

Por la mañana llegaron nuevamente los operarios de Assa que, pala y llave inglesa en mano, se abocaron a la reparación definitiva del caño.

"Cada trabajo lleva su tiempo, pero este arreglo de lo que rompió la retroexcavadora es bastante rápido", contó Claudio, uno de los obreros de Assa, quien además confió que las obras en la calle retomarían rápidamente su "ritmo normal".

Lo que tanto él como Mauro, su compañero, no pudieron descartar, es que a medida que la excavación se extienda hacia la peatonal se puedan ir rompiendo nuevas conexiones.

"Pero igual seguro que las vamos a poder ir reparando con facilidad", confiaron.

La propia Nader coincidió con esa opinión.

"Son cosas que se solucionan al instante porque son las que siempre ocurren en una obra. Con lo de hoy (por ayer) ni un minuto se atrasó", aseguró.

La funcionaria también desmintió rotundamente algunas versiones que atribuían la reiteración de las roturas al hecho de que pudieran no existir planos del subsuelo.

"Para nada. Sabemos con qué nos encontramos porque es de rutina que la contratista pida los planos conforme a obra a cada empresa de servicio antes de empezar a trabajar", sostuvo Nader. "Lo que no sabemos, claro, es en qué estado están esos caños", explicó.

De nuevo en marcha

Y de hecho, la reparación quedó lista al mediodía, cuando el rugir de las máquinas volvió a atronar en la cuadra. Por incómodo que les resulte, los comerciantes cruzaban los dedos para que la obra no sufra la menor demora.

"Y... gracias a esto estamos un 40 por ciento para atrás con el trabajo", se sinceró María Laura, una de las empleadas del centro de estética Osiris, de Sarmiento 727. Su compañera Graciela abundó sobre los inconvenientes: "Temprano por las mañanas el agua sale con barro".

El encargado de la cafetería y panadería Ellis, a la altura del 731, también advirtió que se vio "un poco" resentida la demanda "por la obra y los ruidos", pero prefirió preocuparse por el momento en que tampoco estén transitables las veredas.

Sobre la mano contraria, la empleada de Mueblestock, Valentina, dijo que la actividad comercial se afectó "muchísimo" y son pocos los clientes que hoy entran al local.

"Ya van a quedar recontentos cuando vean la obra terminada" y sus comercios queden en el nuevo paseo patrimonial, que se extenderá entre San Lorenzo y San Luis antes de mediados de año.


Cronograma

El segundo de los cuatro tramos de renovación que se vienen ejecutando sobre calle Sarmiento, el que va de Santa Fe a Córdoba, entró en obra el 9 de enero y debería culminar el 9 de marzo. El anterior fue del 17 de octubre a poco antes de Navidad. Luego continuarán los otros 200 metros hasta San Luis, de a 100 por vez, que culminarán en julio.

Las obras se llevan adelante en el marco de un plan de revitalización del casco céntrico de Rosario, que busca poner en valor calles emblemáticas y representativas en el área histórica de la ciudad.

Comentarios