Aerolíneas Argentinas
Sábado 11 de Marzo de 2017

Un avión que volaba a Rosario aterrizó de emergencia por una falla en un motor

Se trató del vuelo 1842, que hacía el tramo El Calafate-Córdoba y que debía aterrizar en el aeropuerto rosarino alrededor de las 14.30.

Un avión de Aerolíneas Argentinas que venía hacia Rosario y que tenía destino final El Calafate debió aterrizar ayer de emergencia en el aeropuerto Pajas Blancas de Córdoba. Se trató del vuelo 1842, que hacía el tramo El Calafate-Córdoba y que debía aterrizar en el aeropuerto rosarino alrededor de las 14.30. Tras despegar en Córdoba rumbo a Fisherton, tuvo una falla en uno de los motores, cuya ala se incendió, lo que obligó a los pilotos a retornar al punto de partida.

A las 13.10 el piloto declaró el vuelo en emergencia y dio aviso a la torre de control.

A las 13.21 el avión tocó nuevamente tierra con todo su pasaje a salvo. "No hubo ningún inconveniente", aseguró el jefe del aeropuerto, Sergio Reza.

De acuerdo al relato de los pasajeros, se vivieron momentos de tensión y mucha angustia.

Al punto que para Rodolfo, uno de los que integraba el pasaje, los pilotos les "salvaron la vida" con las correctas maniobras realizadas.

"Fue tremendo. Pasó una azafata con una cara irreconocible por la angustia y el susto que tenía. Una cosa impresionante", relató el dramático momento.

Según el testigo, que iba sentado en la fila 22, sobre el lado izquierdo del avión, minutos después del despegue escuchó "un fogonazo" y vio cómo "un chorro de fuego" empezó a salir de la turbina.

"El avión empezó a temblar entero y se inclinó hacia esa ala unos 30 grados", detalló. Los pilotos lograron estabilizar la aeronave con rapidez y anunciaron el regreso a Córdoba.

"La gente, impecable. Todo el pasaje tranquilo, nadie se movió, no se escuchó ni un grito", contó sobre las reacciones de los pasajeros ante el dramático momento.

"Era inminente que nos veníamos abajo porque el avión seguía temblando, no era un vuelo tranquilo", reflexionó Rodolfo en diálogo con Cadena 3.

A pesar del desperfecto técnico, destacó la tarea de la tripulación: "Aterrizó impecable. Felicité a los pilotos y a las azafatas porque salvaron la vida de todos", sostuvo.

Por su parte, Maia Vera, hija de una de las pasajeras, relató: "El vuelo despegó a horario y cuando habían alcanzado la altura crucero se escuchó una explosión, el avión empezó a moverse por la turbulencia y sintieron que empezaba a descender, no muy fuerte,".

Luego continuó: "Nadie decía nada. El piloto dijo que había habido una falla en el motor y que estaban fuera de peligro. Pidieron aterrizaje de emergencia", narró la mujer a la emisora cordobesa.

Una vez en tierra, las ambulancias debieron atender a dos personas que sufrieron descompensaciones menores por el brusco descenso. Superado el inconveniente, los pasajeros viajaron hacia Rosario en un vuelo de Aerolíneas que salió de Córdoba alrededor de las 18.30. Desde la aeroestación confirmaron a este diario que el vuelo arribó a Fisherton "sin inconvenientes, más allá del incidente inicial.

Posteriormente algunos siguieron viaje hacia Aeroparque y luego hacia el sur, a El Calafate.

Comentarios