La ciudad
Jueves 26 de Enero de 2017

Ultimátum municipal para que abra un bar del parque Urquiza

La concesión se otorgó en 2013. La adjudicataria refaccionó el lugar pero nunca lo puso en marcha. No descartan iniciarle una demanda

El municipio dio un ultimátum a la empresa Cuatromasuno para que abra el bar ubicado en la barranca de Necochea y avenida Libertad. En noviembre pasado la firma había sido intimada, pero a la fecha los concesionarios aún no realizaron los trámites correspondientes para la habilitación. Hasta que el emprendimiento gastronómico, que promete la apertura del local desde 2013, no se ponga en funcionamiento, la Municipalidad no puede percibir el canon estipulado en el pliego. El nuevo plazo que le otorgó el Ejecutivo es hasta fin de mes y no descartan acciones judiciales si la empresa no cumple.

El derrotero del bar comenzó en 2011, cuando Espacio Once, emprendimiento que funcionaba en el ex Munich, entregó antes de tiempo la concesión porque, argumentaron sus dueños, los números no daban.

En noviembre de ese año se abrió una licitación pública que debió prorrogarse por falta de ofertas.

Finalmente, el grupo Cuatromasuno —que posee otros emprendimientos gastronómicos en la ciudad que funcionan a buen ritmo— fue el adjudicatario de las obras de remodelación y ampliación del bar del parque Urquiza.

La concesión fue por el plazo diez años. La posesión fue el 30 de noviembre de 2012 y el contrato de concesión fue fechado el 12 de junio de 2013. El plazo de las obras que el local requería era de seis meses.

Problemas con los usos

Los anuncios de apertura fueron muchos y se sucedieron uno tras otro. En el medio, la raíz de las demoras: un problema respecto del uso de ese local comercial. Los concesionarios —cuya intención es abrir una sucursal de la cadena Queens en ese lugar— pretendían ser habilitados como salón de eventos, pero los vecinos de la zona y el propio municipio sostenían que el local no era apto para realizar fiestas.

Según el titular de la Dirección de Concesiones, Guillermo Arbio, la obra completa estuvo culminada recién en septiembre pasado, y a pesar de eso los dueños del bar no iniciaron los trámites para la habilitación.

Por este motivo, el 2 de noviembre de 2016 el municipio intimó a Cuatromasuno a comenzar con esas gestiones. Así y todo, la habilitación sigue en veremos y la firma no cumplió con la intimación.

A mediados de enero, desde Concesiones volvieron a intimar a Cuatromasuno para que el trámite se pusiera en marcha. El plazo final es el próximo 31 de enero.

"Están intimados. Si no cumplen, veremos el curso legal a seguir. En última instancia se puede llegar a rescindir la concesión", dijo Arbio.

Hasta tanto el bar permanezca cerrado, el municipio sigue sin percibir el canon por el uso del espacio público, que en un principio había sido calculado en poco menos de 11 mil pesos.

Comentarios