La ciudad
Domingo 09 de Abril de 2017

Tránsito incauta por día tres carnés truchos que hizo una banda regional

Los plásticos "están muy bien logrados" admitieron en el municipio. Estiman que hay cientos de casos y preocupa el impacto sobre la seguridad vial.

A casi un mes de haber sido desbaratada por la Justicia una banda que falsificaba licencias de conducir en la región, ahora los inspectores de Tránsito en Rosario detectan por día al menos tres carnés truchos en operativos. "Algunos están muy bien hechos, se detecta que son falsos recién cuando se le pasa el lector del código de barra", confiaron desde la Intendencia. En el municipio creen que puede haber "cientos de casos similares" y no ocultaron su preocupación por el efecto en la seguridad vial. "Es gente que no podía sacar la licencia acá por derecha por algún impedimento de salud o de multas y lo hizo por izquierda, y maneja hasta que salte en los controles".

Desde el Ministerio Público de la Acusación, los funcionarios que llevan adelante la investigación penal confiaron a este diario que la dimensión del impacto generado por la banda es "incomensurable".

En ese sentido señalaron: "En base a las escuchas se pudo estimar que entregaban cerca de 50 licencias falsas por semana. Y hay indicios que operaban desde hace unos diez años".

Los ingresos económicos que tuvieron los siete integrantes de la banda también son apabullantes: últimamente cobraban unos $1.500 por licencia trucha, unos 75 mil pesos semanales si se multiplica por los 50 pedidos despachados.

La banda tuvo tal nivel de desarrollo que ahora varios fiscales están investigando ya si las licencias de conducir truchas traspasaron las fronteras de la provincia de Santa Fe y llegaron a otras ciudades de otras jurisdicciones del país (ver aparte).

Desbaratamiento

El 17 de marzo pasado hubo más de 20 allanamientos en Rosario, Villa Constitución y Capitán Bermúdez que arrojaron como resultado siete personas detenidas, 300 mil pesos incautados y un revólver calibre 38.

Fue el resultado de una investigación que llevó adelante la Policía de Investigaciones (PDI) de Villa Constitución y que condujo a desbaratar una banda de falsificadores de licencias de conducir.

Los beneficiados por la maniobra eran en su gran mayoría adultos mayores e incapacitados oficialmente para manejar vehículos, quienes por 1.500 pesos obtenían las licencias apócrifas. También había personas que se presume acumulaban infracciones y sanciones y para evitar pagar el libre deuda encontraban un atajo.

El inicio de la pesquisa

La investigación arrancó en agosto de 2016 cuando el intendente de Villa Constitución, Jorge Berti, denunció que se habían detectado carnés de conducir falsos y que además le habían hecho llegar la versión de que se había generado un entramado delictivo que ofrecía esas licencias.

La fiscal Valeria Pedrana logró dar con un teléfono al cual quienes estaban interesados en lograr una licencia debían contactarse. Ahí comenzaba una línea de llamadas, contactos y envíos por el cual el interesado accedía al documento apócrifo.

Pero en realidad el "negocio" comenzaba en la puerta de la Municipalidad de Villa Constitución. Cuando alguien era rechazado o sabía que no pasaría el examen psicofísico que lo habilitaba para obtener el carné, alguien le deslizaba una tarjeta. "Llamá ahí que tienen un conocido en el municipio y te lo consiguen", les decían.

Tres semanas después de los allanamientos y las detenciones ordenadas por la fiscal Pedrana, los efectos del accionar de la banda en Rosario recién comenzaron a sentirse.

"Desde hace varias semanas estamos detectando al menos tres licencias truchas por día y todo parece indicar que son de las que hacía esta banda con cabecera en Villa Constitución", advirtieron desde la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana.

En el municipio creen que puede haber "cientos de casos similares". Y no ocultaron la preocupación que les genera esa situación por el impacto en la seguridad vial.

"En este momento puede haber mucha gente manejando que no podía sacar la licencia acá por alguna cuestión física y de salud o por tener muchas multas acumuladas. Lo hicieron por izquierda y conducen hasta que salte en los controles", agregaron.

Funcionarios municipales y del Ministerio Público de la Acusación remarcaron que muchas de las licencias truchas "estaban muy bien logradas y recién se podía saber que no eran oficiales cuando se le pasaba el lector del código de barra, ahora que las licencias nacionales tienen reaseguros".


Preventiva domiciliaria que afecta la pesquisa

La Justicia de Villa Constitución le concedió prisión preventiva domiciliaria a los siete acusados de ser parte de una banda dedicada a comercializar licencias de conducir truchas. La decisión del juez cayó como un balde de agua helada en la Fiscalía, donde sospechan que la banda puede, desde sus domicilios, dificultar la marcha de la investigación y hasta podría seguir operando a través de redes.

La fiscal Valeria Pedrana contó a La Capital que tras la audiencia imputativa, los acusados quedaron bajo el régimen de prisión preventiva.

Transcurridos los diez días iniciales, el titular del juzgado de primera instancia de distrito en lo Penal Correccional de Villa Constitución, Ignacio Vacca, le concedió a los acusados el beneficio de la prisión domiciliaria.

Esa resolución cayó mal en el Ministerio Público de la Acusación por el impacto que podía generar sobre el devenir de la investigación y ante la sospecha de que tejan otras redes para seguir operando.

"Es una decisión que no compartimos por el efecto que puede generar en la investigación. Tememos que alguno pueda profugarse o bien que tomen contacto con otras personas, ya sea para seguir operando o bien para deshacerse de pruebas que lo comprometan", sostuvo la fiscal Pedraza.

La representante del Ministerio Público de la Acusación destacó que entre los elementos incautados se secuestraron 40 celulares para seguir la ruta de las llamadas, que podrían ser clave para investigar comunicaciones y otros vínculos de la banda.

"Pero también podrían ser los nexos para contactarse con gente que todavía no está imputada en la investigación y que podría ayudar a los acusados a deshacerse de elementos que los puedan comprometer", agregó.

Además, se incautaron en los allanamientos y se mandaron a peritar unas 17 licencias de conducir truchas.


¿Vendieron a otras provincias?

Los investigadores que lograron detener a los siete integrantes de la banda acusada de vender licencias de conducir apócrifas en la región empezaron a trabajar una hipótesis no menos inquietante: que los carnés llegaron a ciudades de otras provincias del país. Fuentes judiciales confiaron a este diario que tienen "firmes indicios sobre un presunto alcance nacional de la banda", que habría llegado a distintas localidades de otras jurisdicciones. "Se está trabajando con unidades fiscales de esos distritos, haciendo pericias para saber si fueron elaboradas por la misma máquina", agregaron.

Comentarios