La ciudad
Jueves 28 de Septiembre de 2017

Tránsito avaló a inspectores de un polémico procedimiento

Los agentes multaron a un taxista que estacionó en un lugar indebido por llevar a una no vidente. El jefe del área llamó y se solidarizó con la pasajera

momento de tensión. El taxista, a la izquierda, acaba de terminar la discusión con los agentes.

El incidente entre un taxista que trasladaba a una pasajera no vidente y fue multado por pisar la senda peatonal repercutió en las máximas áreas de fiscalización municipal. El secretario de Control y el director de Tránsito se comunicaron personalmente con la usuaria, se pusieron a su disposición y lamentaron el mal momento vivido. "Hay dos versiones enfrentadas, la que dio el conductor y la que aportaron los inspectores. Ahora será la Justicia de Faltas la que resuelva si aplica una sanción al taxista, la desestima o le corresponde un leve apercibimiento", explicó el titular de la Dirección de Tránsito, Gustavo Adda.

En paralelo, el funcionario respaldó a la pareja de inspectores involucrada en el episodio. "Los agentes de tránsito tienen que ordenar la movilidad, suele haber conflictos en horarios pico y en zonas críticas y no andan agrediendo a nadie, sólo tratan de ejercer el poder de policía", indicó.

Adda reconoció que Teresa, la pasajera no vidente, quedó "molesta por el mal momento vivido el lunes por la mañana" cuando viajaba en el taxi junto a sus dos hijas, rumbo a la escuela donde asisten.

En ese sentido, el funcionario se puso a disposición de la usuaria "para que haga el descargo que considere pertinente" y sea tomado en cuenta al momento de ser juzgado el incidente por la Justicia municipal de Faltas.

El titular de la Dirección de Tránsito relató a este diario que sus agentes le contaron que "le pidieron al taxista, con buenos modales, que no estacionara sobre la senda peatonal (en la esquina de Alvear y San Luis) ya que había lugar en otro espacio y de esta forma se evitaba transgredir la norma".

Según el relato de la pareja de inspectores, "hubo malos tratos y agravios hacia ellos de parte del conductor y por esa razón en el acta además de consignarse la falta de tránsito se incorporó el mal trato y las amenazas".

Adda aclaró que "desde el punto de vista administrativo ahora la última palabra la tendrá la Justicia de Faltas, que analizará las versiones encontradas y determinará si corresponde o no aplicar alguna sanción al taxista".

Para Adda, "lo más importante fue transmitirle a Teresa que desde el municipio se trabaja todos los días para respetar los derechos de las personas con alguna discapacidad motriz".

La polémica

El incidente que desató la polémica ocurrió el lunes por la mañana. Ese día agentes de Tránsito multaron al chofer de un taxi que estacionó en un lugar indebido para poder ayudar a una persona no vidente. Ocurrió en Alvear y San Luis, cuando las dos hijas de Teresa descendieron del taxi en donde se encontraba ella para ingresar al colegio.

El taxista dejó el auto sobre la senda peatonal unos instantes para ayudar al ingreso de las niñas, pero la reacción de los agentes terminó en un procedimiento de media hora. "No era una pasajera convencional, es lo que intenté hacerles entender, pero no hubo caso", dijo el taxista.

"Ella tiene su bastón y yo le hago la atención de bajarle a las nenas hasta el colegio. No había lugar para estacionar y cuando me detuve los agentes me dijeron que circulara. Les pedí un segundito y le expliqué a la inspectora que mi pasajera es ciega, a lo que me respondió: «Es ciega pero puede caminar». Ella escuchó y se puso mal. Ahí vino el inspector y me hizo poner a un costado para requerirme toda la documentación", explicó el chofer.

Según el conductor "fue un procedimiento con abuso de poder de parte de los inspectores y una discriminación a una persona con discapacidad. Estaba con el bastón en la mano. Desde 2000 que estoy con el taxi y es la primera vez que me encuentro con algo así".

Comentarios