Islas Malvinas
Sábado 04 de Febrero de 2017

Susto y confusión por el aterrizaje de un avión en Fisherton en medio de la tormenta

Debido al mal tiempo, los pilotos tuvieron hacer un giro sobre la ciudad para buscar la cabecera sur de la pista y eso causó alarma. Desde el aeropuerto aclararon que no hubo emergencia y que la máquina tocó tierra con absoluta normalidad.

El aterrizaje de un avión en el aeropuerto de Fisherton en medio de la tormenta de esta mañana causó mucho temor en un vasto sector de la ciudad donde se llegó a decir un disparate tal como que la máquina había bajado o caído en la zona de Battle y Ordoñez al 4500. De hecho, se activaron los sistemas de emergencias municipales y hasta de la policía, cuyos móviles acudieron a la zona y comprobaron que nada de eso había ocurrido.
Desde el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas aclararon que "ni siquiera hubo situación de emergencias", y remarcaron que el avión aterrizó con normalidad siguiendo los protocolos que rigen en casos de lluvias. En este caso concreto lo que hubo fue una decisión del piloto de la nave, al encontrarse con el frente de tormenta, de cambiar de cabecera para el aterrizaje, un procedimiento que "es de rutina y que no implica ningún riesgo".

aemergencia.jpg
Falsa alama. Móviles del Sies y de la Municipalidad en la zona de Battle y Ordoñez al 4500.
Falsa alama. Móviles del Sies y de la Municipalidad en la zona de Battle y Ordoñez al 4500.

Ante una consulta de La Capital, Cecilia Gabenara, vocera del aeropuerto rosarino, describió lo que ocurrió en torno a un servicio de la empresa LaTam que cubría el trayecto entre San Pablo y Rosario. "Habitualmente, los aviones que llegan de Brasil aterrizan por la cabecera norte de la pista. En esta ocasión, los responsables de la aeronave se encontraron con un frente de tormenta en ese sector. Entonces tuvieron que girar, dar una vuelta, para ingresar por la cabecera sur", explicó Gabenara.
La vocera de Fisherton explicó que en las maniobras de descensos, los pilotos buscan bajar con viento de frente. "En este caso como ingresaban por el norte, y la tormenta estaba ingresando por ese sector, decidieron bajar por la cabecera opuesta. Esto es un procedimiento de rutina. No implica ninguna situación de emergencia. De hecho, el avión no se declaró en emergencia, aterrizó con absoluta normalidad y todos los pasajeros y tripulantes están bien", remarcó.
Al tratar de encontrar alguna explicación sobre el estado de alarma que se dió en algún sector de la ciudad, Gabenara expresó: "En este caso, el avión buscó la cabecera sur de la pista girando por el este en lugar de hacerlo por el oeste como se suele hacer. Al entrar por el este puede ser que, al pasar por arriba de la ciudad, mucha gente haya tenido la percepción de que volaba muy bajo. Pero no. Esa es una maniobra de rutina".

Comentarios