La ciudad
Miércoles 30 de Agosto de 2017

Sólo se celebraron 65 convenios de restauración desde 2004

Ayer cayó mampostería de un balcón de un inmueble de valor histórico. Hay un programa de preservación y rehabilitación que no muchos aprovechan

La esquina de Mendoza y San Martín no mantuvo ayer su fisonomía habitual. Es que se desprendió mampostería de un antiguo balcón de un inmueble de valor patrimonial, en cuya planta baja funciona uno de los bazares más conocidos de la ciudad. Como el incidente sucedió en horas de la madrugada, por suerte no hubo que lamentar ni víctimas, ni heridos, tampoco daños de consideración, pero el episodio se transformó en un llamado de atención para todos los vecinos, en una señal de alerta sobre el estado de una gran cantidad de inmuebles que se encuentran en situaciones similares, sobre todo en el radio céntrico rosarino.

Según informó la secretaría de Planeamiento, desde 2004, sólo 65 inmuebles acordaron un vínculo de apoyo con la Municipalidad, que consiste en la colaboración para la restauración de inmuebles en riesgo. Una cantidad escasa que revela una gran cantidad de inmuebles que podrían acceder a este interesante convenio.

El balcón que presentó el desprendimiento de ayer está ubicado sobre calle Mendoza, lo que disparó muchas especulaciones. Ya que si esto sucedía en horas de la mañana, o en la mitad de la tarde, podría haber provocado alguna víctima, o daños materiales de mayor cuantía, debido a que el tránsito, tanto peatonal como vehicular, es muy intenso durante toda la jornada laboral.

El destino empujó para que el desprendimiento fuera nocturno, entre las dos y las tres de la madrugada, y no genere peores consecuencias.

Durante el día, sólo una cintas de peligro, ubicadas con muy poco esmero, y casi sin presencia de agentes de control y seguridad, la zona quedó sin indicaciones de lo sucedido. Los peatones que venían por Mendoza, en dirección al río, se encontraban con esta pobre señalización, y se veían obligados a cruzar en el medio de la cuadra.

Los vecinos de la cuadra confesaron su temor por la caída de otras partes de este inmueble patrimonial.

Pocos acuerdos

El inmueble de San Martín y Mendoza está catalogado por la Municipalidad dentro del programa de preservación patrimonial. Y de acuerdo a lo que pudo averiguar este diario, tuvo subsidios en 2004, durante el desarrollo del Congreso de la Lengua, período en el que se le realizaron algunas tareas de mejoras y pintura en las fachadas, y se quitaron (y se reubicaron) carteles publicitarios que obstaculizaban la visión de los peatones y los conductores de automóviles.

De acuerdo a lo informado desde la secretaría de Planeamiento, desde 2004 a la actualidad, sólo 65 inmuebles acordaron este tipo de vínculo de apoyo con la Municipalidad, que consiste en la colaboración para la restauración de inmuebles en riesgo, o en peligroso estado de deterioro, o con desprendimiento de materiales, a través de un fondo de preservación mediante el cual el Estado aporta la mitad de las tareas de rehabilitación en inmuebles particulares, al igual que otros edificios de mayor envergadura, como clubes, sedes sociales, e instituciones intermedias.

Vale recordar que desde 1996 funciona este programa de esfuerzo compartido que protege el acervo histórico de su casco urbano. Y desde 2004, el programa dependiente de la secretaría de Planeamiento sumó el aporte de los propietarios, que según el caso y los recursos, consiguieron subsidios para realizar obras de mantenimiento o asesoramiento gratuito para conservar los inmuebles. También se llevaron adelante tareas de capacitación para mano de obra especializada.

Vale precisar que el programa de preservación alcanza a alrededor de 6 mil inmuebles en toda la ciudad, y por razones históricas, la mayoría (2671) se concentra en el área céntrica.

"La Municipalidad se encarga de asistir y acompañar, disponiendo recursos económicos, asesorando y hasta capacitando en técnicas de preservación del patrimonio de la ciudad, desde hace 20 años. Hay que tener en claro que la responsabilidad de la conservación y del mantenimiento es de los propietarios, pero deben comprender que no están solos", destacó Pablo Abalos, secretario de Planeamiento de la Municipalidad.

Comentarios