La ciudad
Domingo 30 de Julio de 2017

"Si la sanción no es severa, esto no se arregla más"

"La Fiscalía y el juez interviniente tienen que ser severos al momento de sancionar una picada de autos ilegal. Las leyes ya han sido cambiadas para que los homicidas viales sean encarcelados. Si no hay pena severa, esto no se arregla más", opinó Mónica Gangemi, fundadora de la asociación Compromiso Vial.

Gangemi es una de las referentes en Rosario en la lucha por la seguridad vial. Su hija Ursula falleció el 22 de mayo de 2005 a los 16 años tras un tremendo impacto en la avenida Rivadavia. Estaba dentro del BMW manejado por Matías Capozucca, quien resultó ileso. Desde ese entonces convirtió su dolor en militancia por la vida.

Para Gangemi, "no se puede perdonar este tipo de conducta vial, que es claramente homicida. El tema se debatió mucho en la sociedad y en el Congreso, los legisladores aprobaron sanciones más duras, pero nada sirve si después no se aplica".

En ese sentido, apuntó: "Si pese a que las leyes son cada vez más duras para este tipo de conductas viales igualmente tenemos picadas fatales, la situación será mucho más grave de no haber sentencias ejemplificadoras, de cárcel efectiva".

La referente de la ONG Compromiso Vial fue más allá y se preguntó "por qué razón el fiscal (Walter Jurado) no ordenó dejar detenido también al otro conductor que participaba de la picada y que eludió al auto que fue chocado. El también es responsable de lo que pasó".

Según Gangemi, "en Rosario no son tan frecuentes las picadas. Hay un trabajo de la Dirección de Tránsito para erradicarlas, pero quienes las organizan se van avisando cuando ven llegar a los inspectores para no ser detenidos".

"Tal vez —agregó— una solución sea que empiece a funcionar el picódromo legal que aprobó el Concejo para que vayan allí los que les gusta este tipo de actividades, corran con sus autos y no la hagan más en la vía pública, poniendo en riesgo a toda la población".

Comentarios