La ciudad
Viernes 09 de Julio de 2010

Seis de cada diez rosarinos están a favor del matrimonio homosexual

La aceptación de la union gay trepa a casi el 80 por ciento en los jóvenes de entre 21 y 29 años A nivel nacional el porcentaje de quienes avalan este tipo de enlaces llega al 70 por ciento

Una encuesta realizada en todo el país demuestra que la mayoría de la población, el 81 por ciento, quiere que homosexuales y heterosexuales tengan los mismos derechos. Y casi el 70 por ciento acuerda con que las personas del mismo sexo puedan casarse entre sí. Los rosarinos no son la excepción y, al ser consultados sobre el tema, seis de cada diez se muestran a favor del matrimonio homosexual, un derecho que espera por su reconocimiento legal en la Cámara alta, tras haber logrado media sanción en Diputados.

El estudio fue realizado por la consultora Analogías a pedido de la Federación Argentina LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans) en junio pasado, sobre una población de 1.250 personas de ambos sexos, de 16 a 65 años, en la Ciudad y Gran Buenos Aires, y los aglomerados urbanos de Córdoba, Rosario, Mendoza, Tucumán, Corrientes, Neuquén, Salta, Comodoro Rivadavia y Santa Rosa.

A nivel nacional el total de encuestados que se pronunciaron a favor de que las personas del mismo sexo puedan casarse es bastante alto: llega al 68,6 por ciento. El porcentaje es traccionado por quienes habitan el área metropolitana de Buenos Aires, donde el acuerdo alcanza el 71,7 por ciento, mientras que en el interior baja al 56,9.

El Gran Rosario, si bien no llega a los estándares de Buenos Aires, supera levemente la media del interior: en la ciudad, el 58,6 por ciento de los encuestados está a favor del matrimonio homosexual.

Los menos proclives a aceptarlo caen dentro de las categorías de casados (51,6 por ciento, mientras que entre quienes viven en pareja el acuerdo llega al 84,5 por ciento y entre los solteros al 78,8), con edades de 46 a 65 años (61 por ciento, frente al 79 por ciento de aceptación que se da entre los 21 y los 29 años), y si se forma parte de una iglesia (58 por ciento, frente al 90,6 de los no creyentes).

De todos modos, hay que destacar que aun en todas esas categorías la aceptación es mayor que el rechazo: siempre representa más de la mitad.

Fuera del tema del matrimonio, los mayores índices de acuerdo se dan respecto del derecho a que una persona que vive con otra del mismo sexo acceda a su obra social (88 por ciento) y cobre una pensión si su conviviente muere (83 por ciento).

Los porcentajes de aceptación más altos nuevamente se dan entre quienes no creen en Dios o sí lo hacen, pero sin profesar una religión determinada. Además, cuanto mayor es el nivel educativo de los encuestados, más a favor están de que los homosexuales gocen de iguales derechos que los heterosexuales. Los jóvenes se muestran más abiertos.

Desconocimiento. Cuando aborda el tema de la adopción, la encuesta se encarga de desnudar los altos niveles de ignorancia que existen respecto de lo que ocurre en los hechos.

Por ejemplo: ante la pregunta de "¿sabía que actualmente la ley permite que las personas que en términos sexuales y afectivos se sienten atraídas por gente de su mismo sexo adopten niños?", el 48 por ciento dice que no.

Entonces la pregunta siguiente que se le formula al encuestado es si sabía que en los casos en que una pareja del mismo sexo convive y uno de sus miembros ha adoptado, la ley impide que el conviviente le transfiera beneficios al niño. Y marca la diferencia respecto de los matrimonios de personas de distinto sexo, cuyos chicos sí gozan de esos derechos.

 

Comentarios