La ciudad
Sábado 04 de Febrero de 2017

Se suman voluntarios a la donación de sangre y ya son más de seis mil

Durante el año pasado se inscribieron más de seis mil en el marco de las campañas que el Cudaio realizó en toda la provincia.

El Ministerio de Salud de la provincia, a través del Centro Unico de Donación, Ablación e Implante de Organos y tejidos (Cudaio) destacó que en 2016 se llevaron a cabo 153 colectas de sangre organizadas por el Programa Provincial de Hemoterapia, en las cuales se inscribieron más de 6 mil donantes.

   El coordinador de ese programa, Néstor Manzelli, destacó que "la cantidad de donantes voluntarios constituye una marca histórica y, en la mayoría de las colectas, se trabajó junto a instituciones o referentes locales, cuya colaboración fue esencial y muy alentadora hacia la construcción de una comunidad donante".

   El Programa Provincial de Hemoterapia tiene dos equipos de colectas (con sedes en Santa Fe y Rosario), conformados por técnicos, médicos y promotores. Cada colecta requiere de una cuidadosa organización previa y exigente logística, además de una adecuada convocatoria de donantes. Asimismo, en cada lugar debe contarse con un recinto confortable y equipado para los distintos momentos del proceso, y con un refrigerio para las personas que completan la donación.

Recorridas

El equipo que recorre el norte santafesino realizó durante el año pasado 54 colectas en la ciudad de Santa Fe y más de 20 localidades del norte de la provincia; en tanto, el equipo que abarca el sur provincial llevó a cabo 99 colectas entre Rosario y 34 localidades del sur.

El total de donantes inscriptos fue de 6.160, de los cuales muchos se registraron como donantes potenciales de médula ósea, plasma y plaquetas.

   En este sentido, Manzelli resaltó que "aunque esa cantidad no alcanza a cubrir la demanda total de sangre y hemoderivados, lo valoramos como un avance importante hacia un nuevo paradigma de donación voluntaria de sangre, que es que no dependa de emergencias ni llamados a familiares sino de una conducta regular y responsable del dador que se sabe sano y con posibilidad de ayudar", explicó.

   "Es necesario —agregó el funcionario— que el acto de la donación sea concebido como un acto personal, habitual y responsable. Si cada paciente tiene el derecho a recibir transfusiones, cada ciudadano que goza de buena salud debería tener la responsabilidad de donar", concluyó Manzelli.

La extensión geográfica de las colectas apunta a evitar o disminuir el traslado de dadores de sangre desde localidades más pequeñas a centros de alta complejidad de Santa Fe o Rosario.

Comentarios