La ciudad
Miércoles 29 de Marzo de 2017

Se le disparó un arma que manipulaba y está muy grave

Un adolescente de 17 años terminó con un tiro en el cráneo cuando manipulaba un arma que aparentemente se disparó de modo accidental.

Un adolescente de 17 años terminó con un tiro en el cráneo cuando manipulaba un arma que aparentemente se disparó de modo accidental. La bala, que quedó alojada en la cabeza del chico, provocó "daño neurológico", explicó el director del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), Néstor Marchetti, y señaló que se encuentra en "estado crítico con pronóstico reservado". Si bien aún se desconoce la legitimidad del arma con la que se produjo el hecho y el Ministerio Público de la Acusación (MPA) espera los informes de las actuaciones policiales sobre el episodio, el hecho evidencia uno de los temas que marcó la agenda de la última semana: la circulación de armas en la provincia entre la población civil —incluso siendo usuarios legítimos— y el incremento de las incautaciones que vienen llevando adelante las fuerzas federales en la ciudad, en un promedio de cuatro por día.

El hecho que puso a Andrés Lionel D. entre la vida y la muerte se produjo en su casa de Alvear al 3800, en el barrio Matheu, donde el adolescente se encontraba manipulando un arma calibre 32. Aparentemente, el chico que desconocía su funcionamiento, apretó el gatillo y el tiro le impacto de lleno en la cabeza.

"Ingresó con una herida de arma de fuego en el cráneo con orificio de entrada en la zona temporal derecha y sin orificio de salida", detalló el director del Heca, donde el adolescente fue trasladado minutos después de recibir el disparo. El médico indicó que el adolescente presenta "daño neurológico grave", además de que se encuentra, desde su ingreso, con asistencia mecánica respiratoria y su pronóstico es "reservado".

Si bien todo indica que el disparo se produjo accidentalmente ante la manipulación del arma y sin participación de terceras personas en la escena, ante el hecho intervino la comisaría 15ª, que en las próximas horas deberá elevar las actuaciones a la Fiscalía.

La presunción es que no hubo delito en el episodio, sin embargo, desde el MPA explicaron que "la policía debe determinar la legitimidad del arma, ver si hay indicios de la participación de terceros y elevar las actuaciones".

Los controles

La cantidad y la accesibilidad a las armas de fuego en la ciudad es un planteo que se viene haciendo desde las áreas de seguridad y que quedó evidenciado con las últimas estadísticas. Esta semana el tema volvió a estar en la agenda al determinarse que en los últimos seis meses, con el desembarco de las fuerzas federales en Rosario, se secuestraron a razón de cuatro armas cada 24 horas.

Así lo detalló días atrás Claudio Brilloni, coordinador de las fuerzas federales en el territorio provincial, que indicó que llevan secuestradas unas 670 armas en la ciudad, de las cuales más de 450 fueron incautadas por agentes de la policía provincial y las más de un centenar restantes por efectivos nacionales.

A la hora de analizar los números, había considerado que se trata de una "cantidad muy elevada", lo que evidencia que "hay mucha disponibilidad y circulación de armamento". Una situación que movió al gobierno santafesino a pedir a través del Ministerio de Seguridad provincial una audiencia con las autoridades de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), la ex Renar, y formalizar la solicitud de intervención de la Nación para el control de armas, a través de la fiscalización de armerías y la concientización de la población sobre los riesgos de tener un arma en el hogar, aún siendo legítimo usuario.

Comentarios