La ciudad
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Se cumplen 30 años del debut de "Vasto Mundo", emblema cultural rosarino

Se cumplen 30 años de un nacimiento para recordar: la aparición de la revista cultural Vasto Mundo, editada por la Municipalidad de Rosario en los primeros años del regreso de la democracia.

Se cumplen 30 años de un nacimiento para recordar: la aparición de la revista cultural Vasto Mundo, editada por la Municipalidad de Rosario en los primeros años del regreso de la democracia.

Superados ya los años de la dictadura militar, la ciudad había visto ponerse en marcha un proyecto cultural que aún se valora como pionero a cargo de Rafael Ielpi.

Fue en 1986 cuando la entonces subsecretaría de Cultura decidió la edición de una publicación cultural que iba a tener luego continuidad en el tiempo, hasta su desaparición en el año 2001.

"Vasto Mundo" apareció como una propuesta de difusión de contenidos culturales generados en Rosario. Se pensó que se debía buscar esa comunicación con una comunidad que, como la rosarina, ostenta una orfandad de información a ese respecto de los medios tradicionales, atentos más a una programación comercial redituable antes que a la posibilidad de difundir el quehacer cultural.

La revista "Vasto mundo" iba a constituirse en aquellos primeros cuatro números aparecidos en la gestión de Ielpi, en un vehículo de información dirigido a un público masivo, confirmando que la cultura es también, esencialmente, un bien y un derecho de todos.

El nombre de la publicación, por otra parte, recordaba dos versos del gran Carlos Drummond de Andrade: Mundo, vasto mundo, / más vasto es mi corazón.

La revista se distribuyó en forma gratuita en distintos ámbitos ciudadanos que facilitasen su conocimiento y acceso masivo: asociaciones vecinales, escuelas, colegios, entidades culturales, programas radiales, sindicatos.

En las páginas de las primeras cuatro entregas y en los tres años siguientes se publicaron notas, reportajes, trabajos de investigación, historietas, las dos primeras de dos consagrados: Roberto Fontanarrosa y Crist, y dibujos de artistas rosarinos como Gregorio Zeballos.

Comentarios