Cambio de hábitos
Domingo 14 de Agosto de 2016

Se consolida en Rosario el descenso de los siniestros viales con lesionados

En los primeros cinco meses de 2016, bajó un 10 por ciento el número de heridos en los hospitales municipales. Las lesiones son de menor gravedad

Mejores hábitos a la hora de sentarse frente al volante, uso de las medidas de seguridad y el incremento de los controles vienen consolidando en la ciudad una tendencia: la baja de los siniestros de tránsito con lesionados. Una muestra fue la caída que se dio entre 2013 y 2014, cuando se registraron 10 mil accidentes menos, lo que representó una disminución interanual del 38 por ciento. Ahora, en los primeros cinco de meses de 2016, la Secretaría de Salud registró en los hospitales de la ciudad un descenso del 10 por ciento en el ingreso de heridos en colisiones en la vía pública. Y una merma también en el número de heridos atendidos por el Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies). Los traumatizados, además, fueron de menor gravedad.

Los datos surgen de las estadísticas de la Dirección de Servicios de Salud de la Municipalidad. Si bien su responsable, Juan Becerra, indicó que "se trata de una tendencia", remarcó que "se consolida desde 2014 e intervienen múltiples variables".

Entre los factores, está el incremento de los registros. En ese punto, el secretario de Control y Convivencia, Gustavo Zignago, consideró que "sostener a lo largo de 2015 la baja del número de accidentes es alentador porque ratifica el rumbo de que las fiscalizaciones tienen incidencia directa en las conductas y hábitos de los conductores", y recalcó además que "con el crecimiento del parque automotor, sostener el descenso pronunciado que se dio entre 2013 y 2014 habla de la consolidación de una tendencia".

En baja. La caída en el número de colisiones comenzó a verse entre 2013 y 2014, cuando se registraron 9.616 accidentes menos, de acuerdo al entrecruzamiento de los datos que aportaron el sistema público de salud, la policía provincial y del Sistema Integrado de Denuncias de Accidentes de Tránsito (Sideat). Y de ese número global, la baja más significativa estaba justamente en los hechos con personas lesionadas.

Allí, la caída era del 38 por ciento, pasando de 19.446 colisiones con heridos en 2013 a 12.157 en 2014, es decir más de 7.200 casos menos entre un año y otro.

Esta tendencia es la que se viene sosteniendo y que incluso se replica analizando los primeros cinco meses de 2015 y el mismo período de este año, donde el descenso del número de ingresos de lesionados en accidentes de tránsito a los hospitales municipales —Clemente Alvarez, Carrasco, Alberdi, Roque Sáenz Peña y Vilela — fue del 10 por ciento.

En números absolutos, según detalló el director del Servicios de Salud, de enero a mayo de 2015 se asistieron a 2.954 personas heridas, en tanto, en los mismos meses de este año, hubo 2.663.

"Es una tendencia", insistió el funcionario, aunque también indicó que eso se vio reflejado en las acciones que realizan las unidades del Sies. En enero de 2015, atendieron 545 casos de lesionados por accidentes, mientras que en enero de este año el número fue de 493.

En accidentes sin lesionados, los datos del Sideat relevaron que luego de un aumento que se había registrado al comparar el primer semestre de 2014 y de 2015 (13.762 colisiones contra 14.926), de enero a junio de este año la cifra volvió a descender a 13.731.

Multifactores. Para el director de Servicios de Salud, "el lugar donde se puede analizar esta tendencia es el ámbito prehospitalario, que tiene que ver con las atenciones que realiza el Sies, donde se ve un número menor de siniestros viales con lesionados y se evidencia en los heridos un descenso de la gravedad de las lesiones; y por otra parte, el (hospital de emergencias)Clemente Alvarez, donde disminuyó también el ingreso de pacientes traumatizados graves como consecuencia de accidentes".

El funcionario aseguró que "estos descensos sostenidos en el tiempo permiten hablar de una tendencia que se consolida", y entran en juego para explicar las causas".

Algunas de las variables que señaló Becerra son "la mayor toma de conciencia por parte de la población" y la fiscalización por parte de la Municipalidad, lo que repercute en el uso de las medidas de seguridad, así como también en el descenso del consumo de alcohol al conducir (ver página 5).

Gravedad. Otra de las percepciones tanto en los efectores de salud como a través de las asistencias del Sies es la disminución de la gravedad de las lesiones, lo que de poder medirse conllevaría a largo plazo un fuerte impacto en los costos del sistema público de salud.

"Las primeras 24 y 48 horas de un paciente con traumatismos graves son las más caras, porque requieren estudios, internación en cuidados intensivos, intervenciones quirúrgicas muchas veces, y en algunos casos las complicaciones deben ser tratadas con complejos esquemas de antibióticos", explicó Becerra.

Y a ese análisis, sumó otro elemento: las secuelas que en muchos casos dejan este tipo de siniestros. "En varios países están estudiados los costos de la siniestralidad vial, que no sólo implican el tratamiento de estos pacientes, sino su recuperación y reinserción en el medio social", indicó.

Si bien aclaró que en Rosario esas mediciones no están hechas, sí hizo hincapié en que "la tendencia en baja" del número de colisiones y de lesionados conlleva "claramente también un impacto positivo en el sistema".

Comentarios