La ciudad
Jueves 31 de Julio de 2008

Se aprobó el aumento del boleto y hubo graves incidentes en el Concejo

En una jornada teñida por el caos se aprobó el aumento del boleto de transporte urbano a 1,60 peso. En el momento de la votación, en la que el oficialismo impuso su mayoría, miembros de la barra saltaron las vallas y hubo insultos, patadas y golpes en el recinto. La sesión no pudo continuar y el tumulto siguió afuera del edificio, con enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Balas de goma, gases lacrimógenos y neumáticos quemados marcaron el clima de tensión que finalmente fue disipado.

En una jornada teñida por el caos se aprobó el aumento del boleto de transporte urbano a 1,60 peso. En el momento de la votación, en la que el oficialismo impuso su mayoría, miembros de la barra saltaron las vallas y hubo insultos, patadas y golpes en el recinto. La sesión no pudo continuar y el tumulto siguió afuera del edificio, con enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Balas de goma, gases lacrimógenos y neumáticos quemados marcaron el clima de tensión que finalmente fue disipado.

El boleto costará ahora $1,60, el pasaje ocasional será de $1,75, la tarifa promocional de $1,55 será para las tarjetas de 6 viajes y el medio boleto costará $0,77.

El Concejo municipal de Rosario aprobó la suba del boleto del transporte urbano a 1,60 peso con graves incidentes dentro y fuera del recinto. Miembros de la barra saltaron las vallas y hubo golpes y forcejeos tras la votación en la que el oficialismo impuso su mayoría. La sesión pasó a cuarto intermedio y en un principio hubo dudas sobre la legitimidad de la votación debido a que el tumulto descontroló todo.

Varios, en su mayoría jóvenes, miembros de la barra saltaron de su sitio y comenzaron a insultar a los ediles que votaron afirmativamente el aumento del boleto a 1,60 peso. Inmediatamente intervino la policía, unos 30 efectivos apostados en el recinto, lo que caldeó más los ánimos y hubo forcejeos, patadas y hasta algunos golpes de puño.

El socialismo impuso su mayoría absoluta y el aumento se aprobó por 11 votos contra 9 más una abstención del concejal Rivero que no es registrada en el resultado final y la sesión que se preveía tensa y agitada se descontroló a poco de reanudarse tras los primeros incidentes. Incluso algunos ediles se atrevieron a poner en duda la legitimidad de la votación debido a que los incidentes ocurrieron en ese mismo momneto y la sesión se levantó en medio del tumulto propio producto de la refriega.

Aunque el presidente del cuerpo, Miguel angel Zamarini, confirmó la votación. Según quedó en la versión taquigráfica de la reunión, el titular del Concejo cuando vio que se intentaba invadir el recinto, dijo: "En general, mayoría reglamentaria; en particular, mayoría reglamentaria, pase a cuarto intermedio", con lo que quedaría saldada la cuestión legal de la validez, ya que no es necesaria la votación nominal porque no se trata de una ordenanza sino la aprobación de un decreto.

Tras el pase a cuarto intermedio la sala de sesiones fue desalojada y algunos manifestantes siguieron con la batahola en inmediaciones del edificio de Córdoba y 1º de Mayo.

La policía arrojó gases lacrimógenos y balas de goma, en tanto los manifestantes intentaron incendiar la puerta de madera de acceso al Concejo. Allí se produjo un tumulto y las fuerzas de seguridad lograron imponer un vallado resguardando el Concejo. El aire se tornó irrespirable debido a los gases y al humo de los neumáticos quemados. Pasadas las 17, se dispersaron los manifestantes y quedó un panorama de caos y destrucción en las inmediaciones del edificio con vidiros, baldosas y árboles caídos.

Poco después de las 14 la sesión se había reanudado luego de un cuarto intermedio forzado ante los incidentes provocados por distintas organizaciones estudiantiles y barriales, que se encontraban en la platea del recinto del Palacio Vasallo. 

La sesión se había suspendido poco antes de las 13 mientras hacía uso de la palabra el edil socialista MIguel Pedrana. La barra cantaba y profería gritos a coro mediante el clásico "que se vayan todos, que no quede ni uno solo", opacando los argumentos del concejal oficialista. Incluso en un momento determinado los ediles Jorge Boasso y Alfredo Juri se retiraron del recinto porque les cayó una bombita de olor en su sector.

Fue entonces cuando Zamarini pidió la palabra y decidió pasar a un cuarto intermedio ante la imposibilidad de seguir debatiendo y pidió el desalojo de la barra. También en ese momento una representante de las agrupaciones estudiantiles pidió que el tratamiento de la suba del boleto se suspenda por 30 días y durante ese lapso se continúen con las gestiones ante el gobierno nacional para conseguir subsidios al transporte rosarino.

Tensa espera

Esta mañana agrupaciones sociales mantenían el acampe que realizaban desde la última hora de ayer y durante el transcurso de la mañana se sumaron más manifestantes, quienes pretenden otra salida y no la suba del boleto. Ayer se juntaron firmas con ese fin.

En tanto, el concejal Carlos Comi expresaba que “el problema acá es que el servicio no mejora, no tiene previsibilidad. La gente no sabe cuándo va a pasar un colectivo. Una persona no puede mandar tranquilo a su hijo al colegio porque no sabe si el ómnibus de tal horario lo hace. Hasta que esto no mejore yo voy a votar en contra”.

Con respecto a la posibilidad de que se produzca algún tipo de incidentes por parte de las organizaciones que están realizando la protesta por la suba del boleto, el edil arista indicó que “es un derecho constitucional el de movilizarse. También es cierto que el Concejo debe sesionar y cada uno expresará su opinión”

Mas allá de la presión que puedan ejercer las organizaciones sociales, el socialismo cuenta con los votos necesarios -11 contra 9- para lograr el voto favorable para implementar la suba.

Esta mañana, en tanto, el titular del bloque socialista, Manuel Sciutto, fue consultado acerca de si temían pagar algún costo político al tratar el mensaje del Ejecutivo planteando la suba del boleto.

El edil, en declaraciones a LT8, explicó que “nosotros pretendemos que el sistema de transporte tenga la calidad suficiente. Después la ciudadanía evaluará si era imprescindible o no.

Compartimos el diagnóstico de que para la gente (la suba del boleto) es difícil. No toda medida de una gestión puede ser simpática. Pero también entendemos que hoy no tenemos una alternativa distinta”.

Al preguntársele sobre las gestiones para conseguir subsidios a nivel nacional el concejal expresó que “hasta el momento no han dado resultados. Han habido algunos índicios positivos y si llegaran los subsidios está el compromiso del intendente y de nosotros de bajar el precio del boleto”.

 Posteriormente, en declraciones a Radio Dos,Sciutto manifestó su deseo de que el aumento del precio del boleto que saldrá hoy "sea el último del año. La verdad es que por el proceso inflacionario del país no lo podemos determinar pero nuestra intención es trabajar con el fondo compensador. Hicimos una propuesta para que éste se reparta más hacia las líneas que tienen menos relacion entre kilómetros recorridos y pasajeros a los efectos de poder compensar esa diferencia e intentaremos que el Ejecutivo haga un esfuerzo por lo que resta del año para subsanar las variaciones que haya".   

Comentarios