Temporal
Miércoles 18 de Enero de 2017

Se alivia la situación en los cascos urbanos e intensifican ayuda a los damnificados

Desde Protección Civil provincial reportan que la mejora meteorológica permitió trabajar con máquinas en desagote y canalizaciónes.

Con la mejora de las condiciones meteorológicas en la provincia, se pudieron intensificar tareas en infraestructura como canalizaciones y desagües, mientras que la asistencia a los damnificados está virando hacia auxiliar el regreso a los hogares por parte de los evacuados, a la vez que brindarles contención y apoyo mediante la provisión de enseres perdidos y elementos de limpieza para reacondicionar las viviendas. Así lo expresó el secretario de Protección Civil santafesino, quien señaló que el agua ha abandonado la mayoría de los sectores de los cascos urbanos afectados.

"La situación está mejorando por las condiciones meteorológicas que permiten que ahora se esté trabajando intensamente en dos aspectos: la parte estructural, con el trabajo con máquinas para el drenaje y por otro lado facilitar la asistencia con el envío de colchones y elementos de limpieza", indicó ayer el funcionario a La Capital.

"Ahora es importante trabajar en la contención y atención de las personas, por eso estamos tratando de llegar con todo lo que son elementos de limpieza, distribuyendo y colaborando con distintas agrupaciones como Rosario Solidaria, por ejemplo, para poder llevar estos elementos a las localidades, como es el caso de Arroyo Seco que es la que tuvo el mayor impacto en evacuados y gente que perdió todo", señaló.

Añadió que "la primera respuesta era la atención inmediata ante la crisis de evacuados y autoevacuados, y lo que nos planteaban las autoridades locales ahora es la necesidad de todo lo que es elementos de limpieza para reacondicionar y desinfectar las casas que habían quedado bajo el agua". El caso más representativo en ese aspecto es Arroyo Seco, donde aún permanecían personas evacuadas.

Por otra parte, en el centro-oeste santafesino, sobre todo el departamento Castellanos, Escajadillo manifestó que "la lluvia del domingo (último) fueron leves y no trajeron más inconvenientes en los cascos urbanos, pero sí agudizó la crisis de la parte productiva, porque ya teníamos acumulados entre 300 y 400 milímetros y si bien el fin de semana cayeron no más de 50, esto agrava lo preexistente". En esta zona, "la parte urbana está recuperada casi totalmente con el trabajo de equipos de bombeo, pero ahora es la parte de la economía que debe ser acompañada, principalmente por el gobierno nacional, ya que contabilizamos unos 900 tambos afectados".

   En el extremo sur de la provincia, el funcionario indicó que "se monitorea al sur la laguna de Melincué, se hizo un sobrevuelo se ve un gran desplazamiento de agua". Señaló que "tenemos mucha gente trabajando ya que de la laguna se hizo un refuerzo de bombeo para que no tengamos afectación en la zona de Melincué porque toda esa cuenca vino recibiendo mucho caudal y a la vez hay mucho acumulado en las napas freáticas que están sin capacidad de absorción". Una situación similar se vive en Teodelina, con trabajos para evitar anegamientos de zonas urbanas.

   En cuanto a Chabás, una de las localidades más afectadas por el temporal del domingo, desde el gobierno provincial indicaron que se realizó una reunión entre las autoridades comunales de Sanford y Chabás con técnicos del Ministerio de Infraestructura santafesino para calmar ánimos que empezaban a caldearse. "Se debatió sobre los pasos a seguir para que lo que se descomprima de Chabás no le traiga problemas a Sanford que está más abajo en la cuenca", explicó, y reportó que "hoy (por ayer) bajó el agua y allí está drenando bien, y la mayor parte de la planta urbana estaba libre". Añadió que "Chabás tenía comprometida la planta de agua potable, por lo que Aguas Santafesinas llevó un camión con 800 bidones de agua potable y trasladó cloro para la planta potabilizadora".

   Asimismo, en el departamento La Capital se continúa el monitoreo del río Salado, sobre el cual Escajadillo manifestó que "tendrá valores altos pero no traerá problemas a las localidades".

   Las previsiones meteorológicas que maneja la provincia indican que "habrá buen tiempo hasta el viernes y será inestable el fin de semana, veremos si eso se transforma o no en una situación de aleta meteorológico", anticipó.

Estado de las rutas

El tránsito en las rutas de la provincia siguió trastornado ayer con diversos cortes. La provincial 18 estaba cortada totalmente a dos kilómetros de Rosario, desviando el tránsito por la A-012. En Villa Constitución, el puente de acceso de la ruta nacional 177 está en reparación y se permite circular con precaución. El acceso a Empalme Villa Constitución por la 177 se encuentra cerrado por la rotura del puente del canal, por lo que solo se puede acceder por la 21.

   La autopista a Buenos Aires presentó anegado el carril lento, sobre la mano hacia el norte, a la altura de Theobald.

   En el sur, la ruta nacional 8 tenía una interrupción total por hundimiento de calzada en el kilómetro 337, entre la ruta 94 y el paraje Santa Emilia.

   La 33 también estuvo cortada en el kilómetro 474, a la altura de Cañada Seca, Buenos Aires, por lo que la Policía de Seguridad Vial santafesina realizaba los desvíos en la rotonda de Rufino (7 y 33), pero al caer la tarde se habilitó el paso de vehículos livianos y camiones sin carga. Además, a la altura de Chabás había agua en la calzada y se circulaba con lentitud.

   En la provincial 93, se registró un corte para todo tipo de vehículos entre Miguel Torres y Melincué. Lo mismo ocurría en la provincial 90, interrumpida entre las localidades de Chapuy y Elortondo.

Un muerto por la inundación

Fue hallado muerto el hombre que estaba desaparecido en La Emilia, localidad bonaerense duramente afectada por la inundación que obligó a evacuar a la casi totalidad de sus 5 mil habitantes. En uno de los rastrillajes, la policía halló el cuerpo de José Luis González, un albañil de 54 años, que era buscado en forma desesperada desde el lunes. El hombre había sido visto por última vez después de cenar con amigos la noche del domingo antes del temporal.

Comentarios