La ciudad
Miércoles 21 de Diciembre de 2016

Rosario tendrá el año próximo una red propia de siete estaciones meteorológicas

El municipio ya licitó la compra e instalación de los equipos, que permitirán seguir los eventos climáticos en tiempo real y por distrito

A la decena de puntos de medición meteorológica que ya existen en Rosario, la Municipalidad sumará el año próximo una red propia con siete nuevas estaciones en todos los distritos de la ciudad. El equipamiento permitirá seguir la evolución de los eventos atmosféricos en tiempo real, lanzar alertas tempranos y mitigar el impacto del cambio climático. Los vecinos podrán acceder a la información para enterarse, por ejemplo, qué cantidad de agua está cayendo en su barrio o a qué velocidad y desde qué dirección sopla el viento. La licitación para adquirir el equipamiento e instalar las estaciones ya está en curso y a fin de mes se abrirán los sobres con las ofertas. Por ahora hay tres firmas interesadas.

Una estación meteorológica es una instalación que mide y registra regularmente diversas variables, como temperatura, humedad, presión atmosférica, precipitaciones, dirección y velocidad del viento, radiación e índice UV o de riesgo solar.

Hasta ahora, además de la estación "oficial" que el Servicio Meteorológico Nacional posee en el aeropuerto de Fisherton, existen otras nueve en la ciudad, que dependen de distintos organismos, entre ellos el Instituto de Física Rosario (Ifir-Conicet). Esta institución facilitó equipamiento al municipio para que instalara una en la planta de tratamiento y compostaje de residuos de Bella Vista.

Pero desde que los efectos del cambio climático empezaron a afirmarse como fuerte preocupación del Estado local y de los propios vecinos, crecientemente castigados por "fenómenos extremos", la Municipalidad se fijó la meta de contar con estaciones meteorológicas propias.

Y finalmente, el 13 de diciembre llamó a licitación nacional para la compra e instalación de esas estaciones. Los sobres con las ofertas, adelantó ayer la subsecretaria de Ambiente, María Cecilia Mijich, se abrirán el 29. Un par de meses después se adjudicarán esos trabajos.

Por ahora ya hay tres empresas interesadas, cuyos representantes harán hoy una "visita de obra" para conocer los puntos donde deberían instalarse los equipos y analizar la "infraestructura necesaria" para cada caso, dijo la funcionaria.

Prima facie las estaciones estarán ubicadas en cada centro municipal de distrito, a excepción del oeste, en cuyo reemplazo irá la Granja de la Infancia (Presidente Perón al 8000), más otra en el Hipódromo del parque Independencia.

Protocolos de actuación

"Con este proyecto buscamos instalar una red local que nos permita medir distintas variables climáticas en cada distrito, para que puedan funcionar como insumos de información preventiva, disponible para nosotros (Ambiente), Defensa Civil y las secretarías de Salud y Desarrollo Social", graficó.

Eso será posible gracias a que los equipos contarán con sensores capaces de estimar variables clave para establecer "protocolos de actuación".

En primera instancia, dijo Mijich, el sistema no tendrá carácter predictivo, sino de medición. Y a su vez permitirá "poner a disposición de los vecinos toda esa información, la que se subirá a la página web municipal".

Así, a través de sus dispositivos electrónicos (teléfonos, netbooks, notebooks, tablets y computadoras familiares), cualquiera podrá ver en "tiempo real" la cantidad de agua que está cayendo en su barrio, la velocidad y la dirección con que sopla el viento o el riesgo de radiación solar, para poner sólo unos ejemplos.

Por ahora, todo parece encaminado a prevenir de manera "interdisciplinaria" (e intersecretarías) la ocurrencia de eventos climáticos severos, como lluvias muy intensas y sus posibles efectos de inundación, granizo o vientos huracanados.

"Claramente esta licitación se inscribe en nuestro modo de trabajar en Rosario ante el cambio climático", dijo Mijich, con el concepto de "ciudad resiliente", esto es, capaz de "adaptarse, adelantarse y disminuir el impacto de los fenómenos extremos". Tanto en lo que hace a "cómo reaccionar" ante la emergencia, como a "cómo recuperarse".

Conocer las distintas variables —agua caída, vientos, pedradas— permitirá a Defensa Civil y otras reparticiones municipales planificar medidas de contingencia, minimizar riesgos y detectar los puntos más vulnerables en tiempo real.

Comentarios