La ciudad
Domingo 18 de Diciembre de 2016

Rosario dio el primer paso hacia una reserva municipal en las islas

Ayer se inauguró un muelle y una pasarela en los terrenos Deliot. A partir de enero podrán hacerse visitas con un guía.

Después de años de espera y varios contratiempos legales, Rosario finalmente podrá disfrutar de una reserva natural en las islas del Paraná ubicada en la zona del Paranacito, en una porción de las 1.700 hectáreas donadas a la ciudad por el terrateniente Carlos Deliot durante los años '30 del siglo pasado.

Tras un persistente trabajo por parte de grupos ambientalistas locales y como consecuencia de la decisión municipal de haber conformado en el 2013 una comisión mixta (gobierno local más organizaciones) para avanzar con la idea de la reserva, la intendenta Mónica Fein "desembarcó" ayer en el Humedal para inaugurar el muelle y una pasarela en el lugar.

"No exagero si digo que este es un día histórico. Poner un pie acá no es sólo algo simbólico, implica la voluntad de difundir lo que significa el Humedal para la ciudad", dijo Fein, quien tras una travesía en lancha de media hora larga llegó al lugar acompañada del intendente de Victoria, Domingo Maiocco, y un grupo grande de referentes ambientalistas.

El lugar tiene toda la magia y diversidad del Humedal: el trayecto en lancha arranca por el cruce del río para rumbear luego hacia el norte por el paso Destilería. Luego se va por la Boca de la Milonga hasta el riacho Paranacito, un canal angosto pero profundo elegido por algunos pescadores y un sinfín de aves como espacio de descanso y recreación.

La reserva —que cuenta con un cartel que lo reconoce como ecositio gestionado por las dos municipalidades— tiene ahora un muelle en madera para poder amarrar y bajar a tierra, una zona amplia despejada y arbolada para descansar a la sombra y una pasarela que se introduce unos 80 metros en una laguna, desde donde pueden apreciarse los verdes y los marrones del paisaje litoraleño más puro.

Visitas.

Si bien queda mucho por hacer, las obras (que significaron un desembolso de 580 mil pesos) son en la práctica el primer paso hacia la puesta en marcha del promocionado ecoparque en el legado Deliot, ya que a partir del mes que viene podrán realizarse visitas al lugar para conocer de primera mano la increíble riqueza natural del Humedal.

Así lo explicitó el docente e investigador Eduardo Spiaggi, quien detalló que a partir de enero habrá guías en el lugar que podrán ayudar a los visitantes a recorrer el sitio e interpretar mejor la enorme biodiversidad de este ecosistema.

También, como lo subrayó la intendenta, se busca que sea un lugar apto para desarrollar investigaciones científicas y académicas sobre el ambiente. "La infraestructura es mínima y se busca que así sea, ya que a estos ecosistemas hay que mantenerlos con la menor intervención posible. Quiero agradecer especialmente a las organizaciones ambientalistas, que insistieron y empujaron para que esto sea posible", dijo también Fein.

Usurpador.

La reserva, que tiene una superficie total cercana a las 1.700 hectáreas, está atravesada por la disputa legal que los gobiernos y grupos ambientalistas de Rosario y de Victoria mantienen con el empresario ganadero Enzo Mariani, quien ante la larga inacción que mantuvo el Estado hasta hace pocos años atrás usurpó una porción importante de los terrenos para desarrollar actividades productivas, cometiendo delitos ambientales al cortar con terraplenes los cursos de arroyos y riachos.

Desde El Paraná No Se Toca (agrupación que junto al Taller de Comunicación Ambiental, el Club de Observadores de Aves, Arpemo y el Taller Ecologista, participan de la comisión Deliot) consideraron que la inauguración del muelle "es un pequeño gran avance para la conservación de estos valiosos ecosistemas".

"Nosotros hemos participado de la gestación de este proyecto y lo venimos impulsando durante todos estos años, junto con las otras organizaciones y la gente de la Municipalidad que participa de la Comisión Deliot, estamos muy contentos", dijo la bióloga Vanesa Paccotti, de EPNST, para agregar que la obra "no es un final, sino un punto de partida en la concreción de un proyecto largamente soñado en el que aún queda mucho por hacer".

Uno de los puntos pendientes es la elaboración de un plan de manejo del sitio "que se hará en términos de respetar las características de los humedales, con una mínima intervención en el terreno".

Otro capítulo a resolver es el legal: en ese punto, Paccotti resaltó que falta recuperar "las tierras usurpadas y terraplenadas por Mariani", que a pesar de las intimaciones de la justicia para desarmar los terraplenes "sigue ocupando y usufructuando ilegal e ilegítimamente tierras que son de dominio público para su propio beneficio económico y en perjuicio de sus vecinos isleros, a los que no permite el paso por los arroyos y lagunas que anteriormente utilizaban para desplazarse y pescar".

"Esa es una tarea que sabemos que es larga, ya que los tiempos burocráticos y legales no son los que desearíamos, y por eso es que estamos sistemáticamente presionando para que se lleven a cabo las acciones pertinentes para la recuperación efectiva de esos terrenos", concluyó la experta.

A futuro, la idea es que en la reserva puedan desarrollarse cabalgatas, avistaje de aves y recorridos educativos, entre otras actividades. También servirá para investigaciones académicas sobre los sistemas naturales de la región.

flamante. La pasarela permite adentrarse en el terreno, que comprende 1.700 hectáreas.

Comentarios