La ciudad
Miércoles 26 de Julio de 2017

Robos y destrozos nocturnos en dos escuelas de la zona norte

Se llevaron herramientas de un taller de electricidad en J. J. Paso al 1900, y elementos de cocina importantes de un comedor en Superí al 1700

Los episodios de violencia y las situaciones de inseguridad se repiten cotidianamente en la ciudad. Pero estos hechos duelen todavía más cuando suceden dentro de recintos que prestan servicios esenciales para la comunidad. Por eso, los robos que sufrieron dos escuelas de zona norte calan hondo en el ánimo colectivo y despiertan severas advertencias que deben desembocar en crudos replanteos sociales.

Es que durante la noche del lunes se produjeron dos robos que enardecieron a todos los que protagonizan y rodean el funcionamiento de las escuelas de Juan José Paso al 1900, y la de Superí al 1700. Con modalidades de similares características, utilizando la fuerza y provocando destrozos en estos reductos, delincuentes no tuvieron ninguna clase de compasión y se llevaron elementos de valía en ambas entidades.

En el colegio "San Juan Diego", de Juan José Paso y Travesía, en zona norte de la ciudad, maleantes se llevaron materiales importantes que se utilizaban habitualmente en el taller de electricidad que brinda la institución.

Miembros de la iglesia cercana a esta escuela manifestaron su estado de preocupación, angustia, aflicción, y dolor por lo ocurrido el lunes por la noche. Los malvivientes ingresaron al lugar rompiendo las rejas y causando un escenario de destrucción que generó un auténtico nudo en el estómago al personal que concurrió al día siguiente con la intención de dar clases.

Estaba todo revuelto, se llevaron muchas herramientas del taller y también algunos electrodomésticos (televisor y computadoras) de la sala de profesores, y eso afectó el habitual desarrollo de las tareas escolares.

De acuerdo a lo relatado por autoridades del establecimiento y de vecinos, no es la primera vez que sufren este tipo de ataques vandálicos. Algunos se animan a apuntar que son más de cinco las oportunidades en que debieron afrontar robos parecidos.

Utensilios

En tanto, en la escuela Nº 1.210 "Luis Rullan", de Superí al 1700, se robaron utensilios de cocina donde funciona una sala comedor, un elemento de enorme valor de inclusión, desarrollo e integración social dentro de ese populoso y humilde barrio.

El hecho sucedió también en la noche del lunes, al igual que la otra escuela, cuando un grupo de desconocidos, sin miramientos, robó elementos de cocina, la vajilla y los cubiertos que suele utilizar el concurrido comedor de esta esforzada institución.

Responsables de ese centro se mostraron realmente indignados con este asalto que sufrieron el lunes por la noche. Es que dejó muchos daños materiales y además afectó el normal funcionamiento del comedor, un símbolo de apoyo, ayuda y asistencia social dentro de una zona repleta de necesidades.

Ante esta delicada situación vecinos se acercaron a donar equipamiento para el comedor.

Comentarios