La ciudad
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Quienes perdieron a sus afectos avalaron la iniciativa

Juan Delgado, hijo de la militante social de barrio Ludueña, Mercedes Delgado, asesinada en enero de 2013, y Enrique Bertini, padre de Mariano, el joven asesinado en su casa de Echesortu en un intento de robo en septiembre de 2014, fueron dos de los familiares de víctimas que ayer estuvieron en la apertura del Centro Unico de Atención que municipio y provincia pusieron en funcionamiento.

Juan Delgado, hijo de la militante social de barrio Ludueña, Mercedes Delgado, asesinada en enero de 2013, y Enrique Bertini, padre de Mariano, el joven asesinado en su casa de Echesortu en un intento de robo en septiembre de 2014, fueron dos de los familiares de víctimas que ayer estuvieron en la apertura del Centro Unico de Atención que municipio y provincia pusieron en funcionamiento.

Bertini se ofreció para colaborar en la elaboración de los sistemas de software que permitirán llevar adelante el Registro Unico de Víctimas y poner en funcionamiento los protocolos de procedimiento. "Es mi forma de devolver lo que he aprendido y se trata de lograr normas de calidad, ver la atención desde que ingresa al centro hasta que obtiene una respuesta, así como en mi fábrica lo hago con el seguimiento de una pieza", dijo.

Luego consideró esencial "visibilizar a las víctimas" de delitos. El empresario admitió "fundamental la elaboración del registro de víctimas", y si bien destacó que "Rosario está haciendo punta con la creación de este espacio de asistencia", señaló que "las propuestas de reforma en el Código Penal y en la ejecución de penas que se están estudiando deben tener en cuenta la necesidad de visibilidad de víctimas y familiares".

Comentarios