La ciudad
Martes 08 de Agosto de 2017

Qué es el homicidio simple con dolo eventual

La figura de "homicidio simple con dolo eventual" se aplica cuando, para la Justicia, una persona tuvo que haberse representado que, al realizar una determinada acción, podría ocasionarle la muerte a alguien y, pese a prever ese posible resultado, continuó con su accionar y no hizo nada para evitarlo.

La figura de "homicidio simple con dolo eventual" se aplica cuando, para la Justicia, una persona tuvo que haberse representado que, al realizar una determinada acción, podría ocasionarle la muerte a alguien y, pese a prever ese posible resultado, continuó con su accionar y no hizo nada para evitarlo.

Schmit está imputado de este delito. Lo planteó la Fiscalía en abril del año pasado, al entender que en el momento en que el hombre se subió al Audi TT y lo llevó a una velocidad tal que no sólo no pudo esquivar sino que además destrozó el cuerpo de Damián Orgaz, tuvo que haberse representado que podría generar una situación de riesgo para terceros.

Sin embargo, en el Derecho Penal, esta figura es de difícil aplicación, porque la doctrina y la jurisprudencia en nuestro país exigen que para aplicarla deba estar probado que la persona, en su fuero íntimo, realmente pensó que podía generar ese resultado en el momento en que decidió realizar la acción.

La mayoría de los siniestros de tránsito son juzgados como homicidios culposos, es decir, sin dolo. Para este tipo de delito —aún con todos los agravantes incorporados este año con las modificaciones que la ley 27.347 introdujo al Código Penal— se prevén condenas de hasta 6 años de prisión.

Para Schmit las partes acusadoras solicitaron una condena de 10 años de cumplimiento efectivo. Por la expectativa de esa pena tan alta llegó hasta el juicio con una prisión preventiva que se extendió por 17 meses. Se trata de una situación inédita para la Justicia local por un siniestro de tránsito. La última prórroga de la prisión preventiva fue resuelta a principios de julio pasado por la Cámara de Apelaciones.

Comentarios