La ciudad
Domingo 09 de Abril de 2017

Proponen plantar árboles chinos para hacerle frente al cambio climático

Es una iniciativa del edil Martín Rosúa para enfrentar el fenómeno. La especie Kiri absorbe diez veces más de dióxido de carbono que el resto.

El cambio climático es una realidad que se siente de manera diferente en cada rincón del planeta. Para enfrentar ese nuevo escenario desde una perspectiva local, el concejal Martín Rosúa (UCR) propone plantar en la zona una especie de árbol llamada Kiri originaria de China que, según argumentó, "absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta del mundo".

El proyecto de Rosúa —que acaba de ser presentado y todavía no tuvo tratamiento en las comisiones— pide que la Municipalidad realice una prueba piloto de plantaciones de ese árbol, también conocido como paulownia imperial, en "espacios verdes que necesiten forestación", como en la planta de compostaje de residuos de Bella Vista y en Puente Gallego.

Una iniciativa parecida ya está en marcha a nivel provincial, donde la Secretaría de Agricultura y otras entidades trabajan con plantaciones experimentales en Recreo Sur y en San Carlos Centro.

"La clave es que esta planta absorbe 10 veces mas dióxido de carbono que las otras y emite mas oxígeno, y además permite recomponer el suelo deteriorado" dijo el concejal.

Por su parte, el director de Parques y Paseos, Nicolás Cordero, dijo que desde esa dependencia "creen en la diversidad de especies" y no descartan la posibilidad de realizar una prueba piloto con ese tipo de árboles, aunque también afirmó que la prioridad de la gestión municipal está puesta en la forestación con especies nativas.

"Obviamente creemos en la diversidad de especies, pero creo que el gran potencial nuestro lo tenemos con el arbolado nativo y los ecosistemas naturales de la zona, que aportan amplios beneficios al ambiente y se adaptan al clima local", dijo el funcionario, quien además destacó que existen versiones encontradas respecto a los supuestos beneficios "milagrosos" del kiri.

Según Cordero, no existe consenso respecto a las virtudes que lo convertirían "en el salvador de la humanidad", aunque es una especie que tiene su cuota de aportes "como todas las otras".

En su proyecto, Rosúa evalúa que el cambio climático "constituye la mayor amenaza ambiental que enfrenta la humanidad", razón por la cual corresponde a los Estados el armado de políticas públicas para reducir sus efectos negativos.

A nivel local, el concejal propone imitar a la provincia de San Luis —donde ya se realizan plantaciones de kiri— y avanzar con una prueba piloto de plantación del árbol de origen asiático.

"Me enteré hace varios años de las propiedades de este árbol, nos pusimos a investigar y vemos que es viable", señaló el concejal, quien agregó que decidió avanzar con la propuesta hace pocos meses, cuando se enteró que San Luis ya está trabajando sobre eso.

Comentarios